El volcán Sangay registra unas 185 explosiones, sism…
Reino Unido es el primero en aprobar una vacuna biva…
El Pico y placa se retoma en Quito, luego del feriado
Prorrusos afirman que hay un muerto por ataque en la…
Conduzca con cuidado por estas 26 vías estatales
Los vecinos guardan silencio sobre el atentado en Cr…
Más de 1 millón de perros y gatos deambulan por Quito
Corte Constitucional pide nueva reforma migratoria e…

Más impuestos a las compras

Los autos nuevos y usados han subido de precio, gracias a los nuevos aranceles a los CKD importados. Desde inicios de este año, los autos de ‘lujo’ cuestan más porque se fijaron aranceles más elevados en diciembre del año pasado.

Eso ha obligado a los consumidores a quedarse en el segmento de autos más baratos, más incómodos, más contaminantes y menos seguros.

¿O alguien tiene un auto de USD 15 000 con bolsas de aire laterales y control electrónico de estabilidad?

Con el argumento de que la balanza comercial tiene un déficit que pudiera generar problemas al país, el Gobierno está frenando la compra de productos importados por varias vías: aranceles, licencias y próximamente tributos.

Pero si la historia se repite, el resultado de aumentar el impuesto a la salida de divisas no será una reducción en las compras, sino mayores ingresos para un Fisco que necesita gastar más para mantener en movimiento la economía.

El Impuesto a la Salida de Divisas (ISD), que actualmente es del 2%, empezó con el 0,5% en el 2007. Aunque su objetivo era frenar la salida de divisas, el resultado fue muy diferente. Este tributo se duplicó en el 2009 y volvió a duplicarse el año pasado. Sin embargo, las recaudaciones han saltado de USD 30 millones en el 2008 a 371 millones el año pasado.

El Gobierno puede insistir en que es necesario frenar las importaciones, pero mientras no dé el ejemplo con el gasto público, la demanda interna seguirá presionando las compras, más cuando no hay suficiente producción nacional.