19 de September de 2010 00:00

Dilma Rousseff la delfín que olvidó su pasado subversivo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN



Richard Cortez,

Coeditor

En sus años de guerrillera la llamaron ‘la Juana de Arco de la subversión’, a fines de la década de los sesenta. El apelativo se justificaba por el papel que cumplió en el grupo Vanguardia Armada Revolucionaria Palmares. A ella se le atribuyeron el liderazgo y la ejecución de secuestros y robos.Cuarenta años después, y en plena campaña electoral, Dilma Rousseff, candidata presidencial por el oficialista Partido de los Trabajadores, rechaza muchas de estas versiones. En el 2005, declaró que no puede ocultar lo que fue... pero que en la actualidad las cosas son diferentes y también piensa de otra forma.

Entre 1970 y 1973 estuvo detenida en la cárcel de Tiradentes, Sao Paulo, por orden de un tribunal militar. Ahora, estos hechos son parte de la biografía de esta economista, divorciada y madre de una hija, que aspira a suceder a Luiz Inacio Lula da Silva en la Presidencia del país con una de las economías emergentes de mayor crecimiento.

Entre abril pasado y este mes, las preferencias electorales han cambiado. De ser segunda, tras del socialdemócrata José Serra, Dilma Rousseff pasó al primer lugar con una intención de voto que fluctúa entre el 51 y 55%. Si esto no varía, triunfaría el 3 de octubre próximo.

Ni el último escándalo de corrupción que involucró esta semana a Erenice Guerra, su ex mano derecha y jefa de Gabinete del presidente Lula da Silva, afectó esas preferencias. Guerra, en cambio, renunció.

En esta remontada, mucho tuvo que ver el presidente Lula da Silva, quien ha estado hasta cinco veces por semana en mítines organizados en el país. El Mandatario no dudó en salir y defender a su potencial sucesora, a quien, en enero del 2003 nombró ministra de Energía y, en junio del 2005, ministra de la Casa Civil, equivalente a Jefa de Gabinete.

De ella destacan su inteligencia y capacidad de coordinación.

Detractores y opositores no están de acuerdo. En un artículo publicado en la revista Veja, del 4 de este mes, Diogo Mainardi cuenta que no es tan exitosa y que, por ejemplo, su empredimiento privado, en 1995: una tienda de artículos chinos y panameños fracasó. “Después de fracasar como comerciante, Rousseff regresó rápidamente al aparato del Estado, en el que nadie pierde dinero y el cliente es el partido”.

En 14 días, los brasileños decidirán si esta Juana de Arco de la guerrilla de los años 60 llega a la Presidencia de la República.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)