26 de julio de 2020 13:49

Militares y policías recorren playas de Ecuador; personas son desalojadas

Los Policías de la Unidad de Equitación realizaron patrullajes sobre la arena para retirar a los bañistas en Crucita, provincia de Manabí. Foto: Cortesía

Los militares en caballos realizaron patrullajes sobre la arena para retirar a los bañistas en Crucita, provincia de Manabí. Foto: Cortesía Municipio de Portoviejo

valore
Descrición
Indignado 8
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 17
Marcel Bonilla
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los operativos de control en las playas de Esmeraldas, Manabí y Santa Elena se reforzaron el fin de semana del sábado 26 y domingo 27 de julio del 2020, incluso policía montada apoya en la vigilancia.

Los funcionarios buscan evitar la aglomeración de personas en estas zonas. En algunas áreas como Las Palmas hubo desalojos ante el incumplimiento de medidas de bioseguridad.

El COE nacional aplazó la reapertura de las playas del país para el próximo 5 de agosto, ante la propagación del covid-19 en ciudades costeras del país como Atacames y Esmeraldas.

En la playa de Crucita, los policías advertían a los bañistas sobre las restricciones para ingresar al mar, ante la emergencia sanitaria. Foto: Cortesía

En la playa de Crucita, los  militares advertían a los bañistas sobre las restricciones para ingresar al mar, ante la emergencia sanitaria. Foto: Cortesía Municipio de Portoviejo

A continuación, le presentamos el ambiente que se vive en los balnearios de estas provincias.

Desalojos en playa Las Palmas de Esmeraldas


Los visitantes juegan fútbol playero, caminan o practican otros deportes. No todas esas personas cargan tapabocas o mascarillas y conversan en grupos. Es lo que se vive en estos días en la playa Las Palmas, en Esmeraldas, costa norte del Ecuador. 

Los policías retiraron a grupos de personas que practicaban fútbol playero. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

Los policías retiraron a grupos de personas que practicaban fútbol playero. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

Unos 30 policías desalojaron a las 10:00 de este sábado 25 de julio del 2020, a unas 500 personas de esta zona, incluso a grupos de hasta 10 personas que se bañaban en el mar.

Unas 500 personas fueron desalojadas de la playa de Las Palmas, en Esmeraldas, durante los controles del sábado 25 de julio. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

Unas 500 personas fueron desalojadas de la playa de Las Palmas, en Esmeraldas, durante los controles del sábado 25 de julio. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO


“Este es uno de los problemas entre la población que se resiste a guardar la distancia y a usar protección”, señaló uno de los uniformados que recorría esta playa de 5 km, ubicada en el norte de la urbe esmeraldeña.

Los ciudadanos también intentaron ingresar al mar, pese a la prohibición ante el covid-19. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

Los ciudadanos también intentaron ingresar al mar, pese a la prohibición ante el covid-19. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO


Esmeraldas pasó a semáforo amarillo el pasado 7 de julio cuando registraban 1 086 casos, pero 18 días después, se dieron 257 nuevos casos confirmados en el cantón. Eso obligó al COE nacional a la ampliación del toque de queda de 21:00 a 05:00, y suspender las reuniones sociales.

Las cámaras del ECU 911 captaron el momento en el que la Policía llegaba en caballos a desalojar a las personas de las playas de Esmeraldas. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

Las cámaras del ECU 911 captaron el momento en el que la Policía llegaba en caballos a desalojar a las personas de las playas de Esmeraldas. Foto: Cortesía


Policía montada controla Crucita

Los operativos en la parroquia Crucita, provincia de Manabí, se mantienen durante el fin de semana a través de operativos para prevenir aglomeraciones en el balneario. Crucita no está cerrada, pero se controla el acceso de las personas.

Los militares recorrieron la playa para vigilar que las personas cumplan con las restricciones ante la pandemia. Foto: Cortesía

Los militares recorrieron la playa para vigilar que las personas cumplan con las restricciones ante la pandemia. Foto: Cortesía Municipio de Portoviejo


El control se realiza con 250 funcionarios de instituciones y la Policía montada, que recorre la playa, según Silvio Larrea, director de control territorial.

En Crucita, los uniformados se colocaron a lo largo del malecón para evitar la llegada de libadores que estacionan sus vehículos para beber alcohol en la playa. Foto: Cortesía

En Crucita, los uniformados se colocaron a lo largo del malecón para evitar la llegada de libadores que estacionan sus vehículos para beber alcohol en la playa. Foto: Cortesía Municipio de Portoviejo


El control de la seguridad, a caballo, llama la atención de los pocos turistas y lugareños, que acuden a los restaurantes de la zona que permanecen abiertos tras el cumplimientos las medidas de bioseguridad.

Las autoridades locales de Portoviejo recordaron a la ciudadanía que los restaurantes que operan cerca a la playa podían atender con medidas de bioseguridad, pero el acceso al mar estaba restringido. Foto: Cortesía

Las autoridades locales de Portoviejo recordaron a la ciudadanía que los restaurantes que operan cerca a la playa podían atender con medidas de bioseguridad, pero el acceso al mar estaba restringido. Foto: Cortesía Municipio de Portoviejo


Las personas que liben en la vía pública serán sancionadas. El no uso de mascarilla se sanciona con USD 100 de multa.


Santa Elena se alista para reapertura de playas y define aforo

La comunidad y el sector hotelero de Santa Elena se han organizado para la próxima reapertura de las playas. Por ahora los controles en los balnearios se realizan con la ayuda de la Policía, que recorre la zona.

En General Villamil Playas se instalaron puestos de control de acceso a la localidad de Santa Elena, para evitar que las personas ingresen a la playa ante la pandemia. Foto: Cortesía

En General Villamil Playas se instalaron puestos de control de acceso a la localidad de Santa Elena, para evitar que las personas ingresen a la playa ante la pandemia. Foto: Cortesía


El sector privado define el distanciamiento físico entre carpas de hasta tres metros, así como la capacidad de recepción de personas en sus playas mediante un trabajo técnico de medición.


Así, en Montañita la capacidad de carga turística es de 1 400 personas, Ayangue 1 200, Olón 586 y Libertador Bolívar 394 personas. En estas playas, los dueños de locales están ajustando sus protocolos de bioseguridad.

Hasta antes de la reapertura de las playas en el país se tendrá definida la capacidad de carga en balnearios como San Pablo, Ballenita y Punta Blanca, según María del Carmen Aquino, representante de la empresa turística de Santa Elena.

En Playas, las personas se quedaron sobre la arena, debido a las restricciones en los balnearios de Ecuador, por la propagación del covid-19. Foto: Cortesía

En Playas, las personas se quedaron sobre la arena, debido a las restricciones en los balnearios de Ecuador, por la propagación del covid-19. Foto: Cortesía


El presidente de la Cámara de Turismo de Manabí, Esteban Fiallos, precisó que en playas como el Murciélago, en Manta, el trabajo de control está a cargo de la Policía, mientras que en San Mateo, se ha sumado la comunidad organizada.

En Manabí, los propietarios de hoteles y negocios turísticos preparan las medidas de bioseguridad para la próxima apertura de las playas en Ecuador. Foto: Cortesía

En Manabí, los propietarios de hoteles y negocios turísticos preparan las medidas de bioseguridad para la próxima apertura de las playas en Ecuador. Foto: Cortesía


El director municipal de Turismo de Pedernales, Patricio Schettini, insiste en que se necesita la reapertura de los balnearios, porque después de cinco meses, sin laborar, están al borde de la quiebra. En ese balneario de la provincia de Manabí, los controles también están a cargo de la Policía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (23)
No (4)