13 de marzo de 2019 19:45

'Figura de tentativa de femicidio debe mantenerse en caso de mujer a la que cortaron las manos', dice activista

La Fiscalía debe seguir investigando el caso como intento de femicidio sostienen activista. Foto: Archivo / EL COMERCIO

La Fiscalía debe seguir investigando el caso como intento de femicidio sostienen activista. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Yadira Trujillo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una investigación por el delito de intento de femicidio se abrió en contra de un hombre identificado como Roberto V., quien cortó las manos de su expareja, el lunes 11 de marzo del 2019, en la comunidad El Cisne del cantón La Troncal, en Cañar.

Alexandra R. se encontraba en su casa cuando, luego de una discusión, su exconviviente la atacó con un machete, mutiló su mano izquierda y dejó graves lesiones en la derecha.

Los vecinos del sector en el que ocurrió el ataque detuvieron al agresor, quien fue entregado a alas autoridades. En la audiencia de formulación de cargos, la fiscal Jenny Vásquez lo acusó de tentativa de femicidio.

En el estudio ‘La Respuesta Judicial del Femicidio en Ecuador’ se exponen los casos en los que se sanciona por el tipo penal de femicidio y en los que no se procede con esta figura.

Una de las investigadoras de este trabajo es Mayra Tirira, abogada de la fundación Surkuna, que trabaja por los derechos de las mujeres. Ella sostiene que el femicidio en sí mismo tiene algunas categorías jurídicas que son nuevas y “difíciles de entender para los jueces”.

En el caso de Alexandra R. ­­–señala la abogada– es fundamental analizar con qué supuestos se trabajará el caso, luego de la apertura de la investigación por tentativa de femicidio. Esto, con el fin de garantizar que en el proceso legal la figura no cambie.

Para esta defensora de los derechos de las mujeres, no hay especificidad en los tribunales penales para atender este tipo de causas. En los estudios sobre la respuesta judicial en casos de femicidio se identificaron algunos casos en los cuales los tribunales penales cambiaron el tipo judicial de femicidio por el de asesinato o, en algunos casos, por homicidio, asegura.

“A escala nacional, la capacitación en género y violencia contra las mujeres ha sido bastante deficiente. Los tribunales penales no tienen ningún tipo de formación en género y son ellos quienes se encargan de las sentencias”, sostiene Tirira.

En febrero de 2016, María José y Marina, dos jóvenes argentinas murieron en Montañita, Manabí. Los acusados fueron juzgados y sentenciados por el delito de asesinato. Sin embargo, la abogada de Surkuna explica que se trata de un femicidio, ya que la muerte se produjo en un contexto de violencia sexual.

En el Código Orgánico Integral Penal (COIP) se establece que el femicidio consiste en “dar muerte a una mujer por el hecho de serlo o por su condición de género” Este delito está tipificado con una sanción de privación de libertad de 22 a 26 años.

Pero la abogada Tirira precisa que los jueces no diferencian qué implican las razones de género para dar muerte a una mujer. “Por eso terminan sancionando por otros tipos penales distintos al femicidio. Es una falta de comprensión de las autoridades, tanto de los fiscales como de los jueces, en el momento de formular los cargos”.

A decir de esta abogada especialista en temas de género, no existe un entendimiento de los casos de femicidio. “Y no van a poder entender mientras no tengan una correcta formación en teoría de género”.

En el caso de Alexandra R., que corresponde a tentativa de femicidio, la abogada sugiere que se tomen en cuenta otras medidas, además de mantener la figura de femicidio durante todo el proceso legal.

Habló, por ejemplo, de la reparación integral, que no debe enfocarse únicamente en la indemnización económica. Las medidas de rehabilitación y de no repetición, como consta en el artículo 78 de la Constitución, serían fundamentales.

Así también, Tirira se refirió a la importancia de que Alexandra R. tenga acceso a una atención de salud integral, tanto en el plano psicológico como en el físico, por el estado de sus manos.

La tentativa de femicidio consiste en la “intención de dar muerte”. Esto implica que la agresión debe suceder en una zona vital, que realmente espere acabar con la vida, explica la abogada. Y plantea que esto impide determinar con exactitud un caso de tentativa de femicidio o con qué arma se puede producir.

El 5 de septiembre del 2018, Eliana fue brutalmente golpeada por su pareja, quien le dejó el rostro destrozado. Algo similar le pasó el 27 de octubre a Priscila: su pareja la arrastró más de cuatro cuadras, la golpeó y la asfixió. En ambos casos, los responsables recibieron cargos por lesiones.

“Estos golpes nunca los conciben como una tentativa de femicidio porque no son suficientes para causar la muerte. Pero normalmente las mujeres somos asesinadas a golpes. Esto exige que los jueces tengan una interpretación diferente del tipo penal de femicidio”, indica Mayra Tirira.

Al momento se espera que los tejidos y nervios de Alexandra R. reaccionen positivamente a la operación que se le realizó para reimplantarle su mano, en el hospital Vicente Corral Moscoso de Cuenca. El director de esta casa de salud contó que la intervención duró más de ocho horas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)