2 de September de 2009 00:00

La Fiesta del Yamor guarda su esencia

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Ibarra

En Otavalo ya se vive la Fiesta del Yamor 2009. Hoy comienza la serenata a las cinco aspirantes al Reinado de la ciudad y el viernes, desde las 19:00, se desarrollará el tradicional pregón, por el centro de la urbe. 

La festividad se extenderá hasta el domingo 13. La mayoría de programas será gratuita, con enfoque intercultural.

Para  Fernando Bonilla, responsable de la organización, las actividades planificadas tendrán ejes temáticos específicos y exhibirán rasgos característicos de identidad ecuatoriana.

Para el pregón está confirmada la participación de 90 delegaciones de las 24 provincias del Ecuador. También habrá grupos de danza y comparsas de Perú, Colombia y México.

El recorrido empezará en el redondel de Los Danzantes y avanzará por la calle Bolívar, luego por la García Moreno, hasta el pretil municipal. 

Según el antropólogo indígena, Luis de la Torre, la Fiesta del Yamor se originó en honor a una bebida sagrada preincásica y se volvió una celebración urbana, hace más de medio siglo.

Ahora, la intención es mantener el interés popular. Por eso, el sábado 5, se realizará la elección y coronación de la Reina del Yamor 2009, en el coliseo del Instituto República del Ecuador.

Al siguiente día, desde las 11:00, una docena de agrupaciones se presentará en el pretil municipal, como parte del Festival Internacional de Danza Latinoamericana, denominado El Coraza de Oro.

Este año, el Municipio, la empresa privada y el Gobierno invertirán USD 150 000 en la tradicional celebración.

La vocación textil del otavalo  tiene su espacio en el festejo. Entre el 11 y el 13 de septiembre, el Parque Lineal se convertirá en un centro de exposiciones.

En 80 locales se exhibirán artesanías y textiles, similares a los que se ofertan los sábados en la Plaza de Ponchos.

Otavalo se ha beneficiado de un proceso de transformación urbana, en los últimos años. Ahora, tiene calles adornadas con adoquín de colores y con lámparas, cuya decoración se basa en la tradición indígena. Es una ciudad amigable.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)