17 242 cupos universitarios aún están disponibles
Villavicencio impulsará demandas contra Almeida y Correa
Hallan vehículo que movilizó a sicarios de Álex Quiñónez
Gobierno evitará cierre de vías en manifestaciones d…
Concurso para docentes llega a su parte final
Transportistas de Pichincha no se movilizarán contra…
La vía Intervalles tendrá cierres por reparaciones
3 de noviembre se paga como día normal

USD 894 millones menos tiene Educación, en este 2020

Monserrat Creamer, ministra de Educación. Foto: archivo / EL COMERCIO

Monserrat Creamer, ministra de Educación. Foto: archivo / EL COMERCIO

Monserrat Creamer, ministra de Educación. Foto: archivo / EL COMERCIO

Entrevista a la ministra de Educación, Monserrat Creamer

A junio del 2020, ¿a cuánto asciende el recorte en el presupuesto del Ministerio de Educación, causado por la crisis económica, provocada por el covid-19?

Son USD 894 millones aproximadamente. Pero preferiría no hablar de recorte ya que se empieza el año fiscal con un ‘presupuesto’, que como dice la palabra es dinámico y flexible. Sabíamos que había crisis. Jamás se predijo un escenario así, por supuesto. Por la reducción estamos haciendo reestructuraciones.

¿Se van a dejar de imprimir los textos escolares? Se les acaba de pedir a los alumnos del ciclo Costa-Galápagos devolverlos al fin del año lectivo?

En todos los países del mundo, incluso de educación particular, los textos se entregan al inicio del año y se pide devolución. Queremos fortalecer la cultura de sostenibilidad, solidaridad y responsabilidad del estudiante. El texto no es ‘gratis’, el Estado invierte dinero de ciudadanos.

¿No se van a imprimir los textos para Sierra?

Sí, estamos esperando la licitación de impresión, estudios de mercado. Tenemos tres años de derechos de autor y estamos reestructurando otros fondos no usados, para completar la contratación de impresión de textos Costa. Para la Sierra y Amazonía se requieren unos USD 10 millones. Acá están acabando el año de los derechos que nos legaron las editoriales. De todas maneras muchas editoriales nos han cedido para seguir usando, pero hicimos una licitación de derechos de autor, a finales del año pasado, pero por tres años, que por primera vez se usarán.

¿Cómo toma el comunicado de Capeipi que alerta de la crisis porque les han pagado con bonos del Estado, causando iliquidez?

No es nada escondido, en efecto hay crisis, todos sabemos eso. Y en ese sentido puede haber problemas para proveedores, es una situación difícil. Tratamos de atender a través de Finanzas.

En el contexto de nueva normalidad, ¿requerirán la misma dosis de alimentación escolar?

De hecho nos estamos preparando para la siguiente orden de compras. La Ley de Alimentación Escolar fue aprobada en abril y requiere el reglamento, que el Ministerio debe trabajar con asesoría internacional y fondos de la FAO y el Programa Mundial de Alimentos. Trabajamos con Salud, Agricultura, Producción y MIES, entre otros. Este reglamento lo aprueba el Ejecutivo y debe estar entregado el 16 de octubre. Debemos ver cómo se implementa progresivamente la ley con participación de GAD, economías locales, más productos frescos. Realizamos cinco pilotajes, en la zona norte.

¿Cuánto presupuesto requerirán?

USD 29 millones, para la Costa. Alcanza para dos meses y medio. Estamos próximos a la siguiente orden de compra en la Costa y como se hizo en la Sierra entregaremos los kits a los padres.

¿Usarán uniformes?

Estamos reasignando fondos, priorizando proyectos. Serán necesarios cuando haya clases presenciales, pero estamos igual planificando. En este momento no tengo la cifra, pero eran USD 5 millones para sectores prioritarios.

900 millones es la cuarta parte de su presupuesto, pareciera que no hay un impacto, ¿es así?

Sí hay una reducción, por ejemplo como vimos eliminando el Programa Servicio de Atención Familiar para la Primera Infancia, por USD 7 150 813; hay una reducción suspensión del Programa de Alfabetización y Postalfabetización, por USD 11,1 millones Y en el BI seguimos esperando la sentencia de la Corte Constitucional, que son como USD 7,5 millones. En alimentación escolar son USD 74 millones menos, que estamos reasignando; en recursos educativos vemos que con todo el tema de uniformes y mobiliario y transporte hay reprogramación de 52 millones. Y 1,8 millones de gastos de limpieza, servicios básicos, eventos, gastos comunicacionales.

En noviembre del 2018, Fander Falconí dejó el cargo de Ministra, opuesto al recorte. ¿Usted ha sido una doliente de lo público, defendiendo estos fondos dentro del gabinete?

Asumí el Ministerio de un país en crisis. La reducción de una hora de sueldo al día para profesores y no de dos como a los demás servidores surgió de un debate, también que se mantenga el Ser Maestro 6 para institucionalizar la selección y el Educa Empleo (para 3 000 personas). No hago política desde el Ministerio, trabajo de forma profesional.

Suplementos digitales