Magnetoterapia, ideal para tratar fracturas y lesion…
Solo 20 de 80 integrantes del Gabinete de Gobierno e…
Formación dual para quedarse en las empresas o abrir…
Testimonio: ‘El paso de volquetas empieza a las 04:0…
La demanda de escúteres y motos eléctricas aumenta en Quito
Azuay y Cañar flexibilizan restricciones tras el des…
Una mala práctica médica cambió la vida de un niño
Las largas jornadas laborales causan 349 muertes en …

El servicio de buses se suspendió en Cuenca

Las paradas de buses quedaron desoladas ante la ausencia del servicio de buses. Foto: Giovanni Astudillo / EL COMERCIO

Las paradas de buses quedaron desoladas ante la ausencia del servicio de buses. Foto: Giovanni Astudillo / EL COMERCIO

Las paradas de buses quedaron desoladas ante la ausencia del servicio de buses. Foto: Giovanni Astudillo / EL COMERCIO

El servicio de transporte urbano de la capital azuaya dejó de operar en todas sus rutas pasadas las 10:30 de este lunes 7 de octubre del 2019. De forma progresiva, los conductores de las unidades que cumplían sus servicios no recogían a los pasajeros en las paradas y se dirigieron a sus respectivas estaciones.

La razón de esta medida es la falta de garantías de seguridad para circular, de acuerdo con la Cámara de Transporte, que publicó un comunicado público. “Estamos viviendo momentos de incertidumbre e inseguridad por las movilizaciones, pero a pesar de aquello nuestra voluntad de servicio está ratificada y muestra de ello es que operamos de manera regular todo el fin de semana”.

Durante el fin de semana el servicio fue normal, pero con poca demanda de usuarios porque las unidades no circulaban llenas, como ocurre en días normales. El pasaje se mantiene en USD 0,30 para adultos y el medio pasaje para los niños y personas de la tercera edad y con capacidades especiales.

Además, en el documento se señala que este gremio exige al gobernador, Xavier Martínez y al Gobierno que brinde las garantías necesarias de protección y seguridad para los usuarios, conductores y unidades. “De no atender nuestro pedido hacemos público que no pondremos en riesgo a los pasajeros y a nuestro patrimonio familiar”.

En Cuenca son 475 unidades que sirven dentro de la ciudad y periferia. Esta decisión de última hora molestó a los usuarios que estaban en las paradas y que no eran recogidos por los buses. “Es una situación complicada para quienes dependemos del transporte urbano”, dijo la cuencana Carmen Delgado.

Suplementos digitales