23 de September de 2009 00:00

La demanda en las unidades de salud se incrementó con la gratuidad

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito

Desde que el alcalde Augusto Barrera anunció la gratuidad en las unidades metropolitanas de salud, la demanda aumentó.

El incremento de pacientes se duplicó en las unidades Norte, Centro y Sur a partir del 14 de septiembre, fecha en la que el aviso se hizo público.

Las unidades gratuitas 
Las unidades en donde se ofrece atención gratuita están en La Ofelia, San Francisco y Chiriyacu. Los centros móviles son: Rumihurco, Carcelén Bajo, Calderón, Los Chillos y Montúfar.
Las unidades en donde aún queda pendiente la gratuidad es en Nueva Aurora y Eloy Alfaro.

Así, la Unidad de Salud Norte antes recibía alrededor de 200 pacientes diarios para consulta externa. Esa cifra aumentó a 400 en estos días. 

La Unidad Metropolitana de Salud Sur, ubicada en el sector de El Camal, en el sur de la urbe, presenta un incremento mayor. Allí diariamente acudían cerca de 250 personas, pero con la gratuidad el número subió a 450. En el lugar, se atienden especialidades principalmente de Ginecología, Obstetricia y Pediatría.

Liliana Tapia dio a luz en esa Unidad de Salud en enero pasado y canceló USD 220 por una cesárea. La mujer lleva cada mes a su hijo de 8 meses al control de nacido vivo, que es obligatorio realizarlo mensualmente hasta que el infante cumpla 1 año de vida.

Ella cuenta que la atención ya no es igual a la del mes anterior. “En el control de agosto -dice-  esperé entre una y dos horas para que me atendieran, pero esta vez ya llevo casi tres horas”.

Uno de los temores que Tapia tiene es que la calidad de la atención médica disminuya por la gran afluencia de personas que llegan al sitio para ser atendidas.

Al respecto, Cecilia Tamayo, secretaria de Salud del Municipio, señala que ya se han estudiado algunas medidas para que esto no suceda. Por ejemplo, según la funcionaria, se realizará la supervisión, monitoreo y control de la calidad de la atención, así como la aplicación de las normas emitidas por el Ministerio de Salud.

Además se implementarán ventanillas para que los usuarios del centro presenten sus reclamos y sugerencias. Tamayo dice que se difundirán, entre los médicos y el personal de cada centro, los derechos de los usuarios que acudan en busca del servicio.

Otro de los pasos que se seguirá será evaluar la capacidad que tiene cada una de las unidades para tomar acciones correctivas. Sin embargo, Tamayo explica que es primordial que las personas conozcan que ese es un derecho de todos los ciudadanos y que por lo tanto quienes acudan a atenderse deben estar conscientes de que la demanda será mayor que antes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)