26 de September de 2009 00:00

Cuatro decapitados fueron hallados en México

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Ciudad de México.  AFP

Cuatro cabezas fueron localizadas ayer en el estado mexicano de Guerrero (sur), donde un policía murió durante el ataque contra un alcalde local, en otra jornada de violencia en México con 14 homicidios ligados con el narcotráfico.



14 000 vidas
se cobró desde  2006 la guerra que libran los clanes del narcotráfico  en México.

Las cuatro cabezas fueron encontradas en la localidad de Coyuca de Benítez, una población costeña del Pacífico y cercana a donde el jueves se hallaron los cuerpos de cinco mujeres jóvenes asesinadas a balazos.

Elementos de la Policía del estado encontraron “cuatro hieleras (refrigeradoras portátiles) con cuatro cabezas humanas, así como cuatro bolsas negras con los cuerpos correspondientes. También  se encontró un mensaje en el lugar de los hechos”, informó la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero en un parte.

También en Guerrero, el Alcalde de la localidad de Zirándaro fue emboscado  cerca de esa comunidad, aunque resultó ileso, mientras que en el enfrentamiento murió un policía que lo custodiaba y otros tres resultaron heridos.

En Ciudad Juárez, la urbe más violenta de México, fueron asesinadas siete personas entre la noche del jueves y ayer, entre ellas tres jóvenes de 13, 16 y 18 años, quienes fueron ultimados por un comando armado mientras estaban sentados en el piso platicando con cinco jóvenes más. “Les dispararon con rifle tipo Ak-47; cuatro de ellos alcanzaron a correr sin ser lesionados, no así los tres que murieron y un lesionado que fue llevado a un hospital (en estado) grave” , dijo personal de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

Otras dos personas fueron asesinadas en sendos municipios de Chihuahua, limítrofe con Estados Unidos.

Además, en Ciudad Juárez los militares presentaron ayer  a cinco presuntos sicarios detenidos, acusados de participar en las masacres registradas las últimas semanas en dos centros de rehabilitación de adictos, en las que murió un total de 28 jóvenes.

Los presuntos sicarios  pertenecen  al Cartel de Sinaloa, dirigido por el prófugo Joaquín ‘Chapo’ Guzmán, que sostiene una cruenta guerra en esa zona fronteriza con el Cartel de Juárez, y cuya confrontación ha dejado
1 700 muertos, pese a la presencia de 8 500 militares.

Los sicarios están acusados, además, de haber asesinado a otras 17 personas en diferentes hechos en Ciudad Juárez.
El Gobierno mexicano tiene desplegados desde diciembre de 2006 cerca de 50 000 militares en el país, aunque la guerra entre los carteles de la droga cobró en este período 14 000 vidas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)