21 de September de 2009 00:00

El consumo de los hogares y de las empresas se frena en el mercado

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

El consumo de los hogares se estancó en el mercado ecuatoriano. La reducción en las compras y los cambios en los hábitos de consumo  ocurre entre  los usuarios que buscan productos más baratos en mercados, tiendas, supermercados y demás centros de venta. 

Así, los consumidores quieren gastar menos y solo  comprar los productos que más necesitan para la alimentación de la familia. 

María Játiva, de 57 años, visita cada semana un local de Supermaxi, en Guayaquil,  para comprar  alimentos y verduras. Con  USD 40  busca  los mismos productos pero de otras marcas, de  tamaños y precios más económicos. “El sueldo es el mismo pero las cosas suben y tengo que hacer maravillas para llevar todo a la casa cada semana. Se habla de una reducción de los precios, pero no se siente en el mercado”.

Luis Anguisaca visitó varios supermercados para comparar precios y promociones antes de  comprar los productos de aseo personal (jabón, champú, pasta).  “Antes compraba cosas para dos meses, pero ahora lo hago cuando se termina. Hay que cuidar el bolsillo y no hacer gastos anticipados”.

En Almacenes Tía se presentan promociones para atraer a los compradores con precios más baratos. Karina Proaño, por ejemplo, prefiere comprar la funda de detergente gigante, que le dura más y le cuesta USD 9,5.

Las historias son las mismas  en las ciudades y reflejan  las previsiones del Banco Central (BCE), que calcula que la producción interna de bienes y servicios , que se mide con  el Producto Interno Bruto(PIB), solo crecerá el 1% en este año,  aunque otros analistas calculan  que habrá una reducción del 0,4%.

El 78% del PIB está representado por el consumo de los hogares (personas y empresas) y del sector público, que dinamizan el mercado con la compra de  productos.

Según el BCE, el consumo de hogares y empresas crecerá el 1,79% en  2009. El año pasado, el indicador fue de 7,02%.  El sector público crecerá el 1,91% este año frente al año pasado, que superó el 11%. La desaceleración del consumo  pasa factura al PIB que casi  no crecerá.

El Gobierno busca reactivar la demanda mediante cuatro medidas de incentivo: la entrega prorrateada de los fondos de reserva, el pago quincenal de salarios a  funcionarios públicos, la reducción de  las tarifas bancarias  y el uso de dinero plástico.

Con el uso de las tarjetas de crédito se espera maximizar la velocidad del dinero de la economía. Pero la propuesta tiene críticas. 

María Gloria Alarcón, presidenta de la Cámara de Comercio de Guayaquil, dice que utilizar el dinero plástico para reactivar la demanda tendrá resultado por un momento pues los cupos se terminarán rápidamente. “Este mecanismo puede tener efecto de corto plazo como 30 a 60 días. Una vez que se acabe el cupo ya no se podrá comprar más”.

Pero Rodrigo Andrade, vicepresidente de Tarjetas de Crédito del Banco de Guayaquil, apoya que el dinero plástico dinamice el mercado ya que es un ‘cuasi dinero’ que está en la billetera del  cliente. “El concepto es válido pero se deben aplicar políticas que faciliten su uso. Un crédito de consumo repercute en uno productivo. Lo que se compra con el plástico impacta en la producción pues aumenta la demanda de ese bien”.

Para que esa medida sea eficiente se  deben revisar las tasas de interés. “Una manera de incentivar la oferta del dinero plástico es que los segmentos de menor riesgo tengan un interés más bajo que los  de   alto riesgo. Hoy todos tienen la misma tasa”.

Se registran 1,9 millones de tarjetahabientes con una cartera por pagar de  USD 2 500 millones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)