11 de octubre de 2019 00:00

La Conaie se radicaliza y el diálogo quedó en suspenso

Los dirigentes de la Conaie retuvieron ayer a diez policías y los obligaron a flamear la bandera de Pachakutik, en el Ágora de la Casa de la Cultura. Foto: Eduardo terán / EL COMERCIO

Los dirigentes de la Conaie retuvieron ayer a diez policías y los obligaron a flamear la bandera de Pachakutik, en el Ágora de la Casa de la Cultura. Foto: Eduardo terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 95
Triste 10
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 48
Redacción Política

La posibilidad de activar una línea de diálogo entre el Gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) quedó en espera.

Este jueves, 10 de octubre del 2019, el movimiento indígena anunció el fallecimiento de dos miembros de su organización, oriundos de Cotopaxi.

Ambos, según la Conaie, perdieron la vida el miércoles 9 de octubre del 2019 durante las movilizaciones en contra de la eliminación del subsidio a los combustibles.

En respuesta, los comuneros retuvieron a ocho policías, quienes cumplían funciones cerca del Ágora de la Casa de la Cultura. Luego detuvieron a otros dos uniformados, acusándolos de infiltrados.

Este jueves, la dirigencia instaló la Asamblea de la Conaie y ahí se resolvió una “radicalización” de las medidas de hecho.

Todo el pliego de pedidos se anunció con los diez uniformados retenidos sobre la tarima del Ágora. Sobre sus cuellos pusieron banderas alusivas a Pachakutik, el brazo político del movimiento indígena.

Además, retuvieron por más de seis horas a una veintena de trabajadores de la comunicación, entre ellos, un equipo de este Diario, para que “evidencien la violencia de la que son víctimas” y cubran la misa de cuerpo presente de uno de los indígenas fallecidos.

Con este escenario como telón de fondo, la dirigencia indígena difundió sus tres condiciones para aceptar un acercamiento con el Ejecutivo.

La primera: la separación de los ministros de Gobierno, María Paula Romo, y de Defensa, Oswaldo Jarrín.

Leonidas Iza, dirigente del Movimiento Campesino de Cotopaxi, señaló que “la permanencia en sus puestos no es garantía de que haya diálogo”.

La segunda condición: que se derogue el Decreto 883, con el cual se eliminó el subsidio a los combustibles.

Finalmente, que el Gobierno “se haga responsable” por las personas que fallecieron durante las protestas.

El anuncio más fuerte lo hizo el propio presidente de la Conaie, Jaime Vargas. Según el dirigente, parte de la radicalización contempla “cerrar las llaves de los pozos petroleros”.

El titular del movimiento dijo que dio esa instrucción a las comunidades amazónicas.

En el recinto -copado con más de 5 000 indígenas- Vargas pidió a las Fuerzas Armadas “retirar el apoyo” al presidente Lenín Moreno, a quien se refirió en términos despectivos.

Minutos después, el Gobierno reaccionó con una cadena nacional, a cargo de José Agusto Briones, secretario general de la Presidencia.

El funcionario es el delegado del Ejecutivo para concretar un acercamiento con la Conaie, con la mediación de la ONU y de la Iglesia Católica.

Agusto pidió que cualquier proceso de diálogo se efectuase en paz y agregó que la liberación de los uniformados es “condición fundamental” para buscar una salida.

El Secretario pidió “deponer posiciones intransigentes y devolver la tranquilidad”, en referencia a los nueve días de movilizaciones que han afectado a distintas urbes del país.

Este jueves, el portavoz de Naciones Unidas, Farhan Haq, confirmó haber recibido una solicitud del Gobierno para facilitar el diálogo con los diferentes sectores de la sociedad civil en busca de una salida a la crisis.

“Naciones Unidas están dispuestas a considerar un papel de apoyo al diálogo, si todas las partes pertinentes aceptan su participación”, apuntó.

Además, la Función de Transparencia “instó” a que se dé un diálogo directo entre el Presidente y los dirigentes indígenas y sociales.

Por su lado, los rectores de las universidades Central, Salesiana, Católica y Politécnica suscribieron un comunicado y plantearon que el Estado “reoriente los subsidios hacia la producción campesina indígena, en el marco de la economía popular y solidaria”.

A pesar de que la Conaie niega cualquier acercamiento y acuerdo con el Ejecutivo, el Gobierno insiste en que se han mantenido reuniones con dirigentes indígenas y sindicales.

El presidente Lenín Moreno, en una entrevista concedida en Guayaquil a CNN, indicó que “hay varias organizaciones que se atribuyen ser los representantes de los indígenas”.

El último encuentro que se dio entre delegados del Gobierno, Iglesia Católica y el Sistema de las Naciones Unidas (ONU) con organizaciones sociales, en pro de una mediación, se concretó el miércoles pasado, en uno de los salones de la PUCE, en Quito.

En la mesa estuvieron el canciller José Valencia, el presidente del Directorio del IESS, Paúl Granda, y una delegada de la ONU junto con Romelio Gualán, presidente de la Coordinadora Nacional Campesina Eloy Alfaro; y Fernando Ibarra, del Parlamento Laboral.

Gualán aseguró que esa fue la única cita que tuvieron, y que fue precedida de un encuentro preliminar, en el que no participaron funcionarios del Ejecutivo sino solamente quienes propusieron mediar para encontrar una salida.

Tanto la Coordinadora Campesina como el Parlamento Laboral Ecuatoriano se comprometieron a realizar una manifestación pacífica, y el Gobierno a seguir dialogando sobre las medidas compensatorias y la reforma laboral.

“Allí habíamos planteado que se derogue el Decreto 883 (con el que se retiró el subsidio a la gasolina). Pero en la tarde y noche hubo represión; eso nos ha molestado totalmente y, por eso, el pueblo ecuatoriano ha decidido seguir en la calle”, manifestó el dirigente.

Agregó que solo tendrán contactos con la ONU y la Iglesia, pero no con el Gobierno, pues dijo que desconocen a la administración de Moreno.

Este jueves, el Jefe de Estado, en una entrevista con NTN 24, ratificó que no dará marcha atrás en la eliminación del subsidio y ofreció implementar un plan integral para el agro. “Una gran parte de los recursos que se generarán con las decisiones tomadas son para los sectores más necesitados y nuestros hermanos indígenas”.

Por la noche, la Conaie entregó a los policías retenidos a una comitiva de la ONU y de la Defensoría del Pueblo. Ellos fueron obligados a cargar el féretro del indígena fallecido.

En contexto

Este viernes se cumplen nueve días de manifestaciones en contra de la eliminación del subsidio a los combustibles. La Función de Transparencia y Control Social instó a un diálogo directo del Presidente con los dirigentes de movimientos indígenas y sociales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (56)
No (7)