17 de noviembre de 2019 09:02

Estrechas celdas de la Cárcel 4 de Quito acogen a expolicías y políticos

Un agente penitenciario registra el ingreso de los visitantes de la Cárcel 4 en una libreta. Al fondo se ve a los detenidos. Fotos: Diego Pallero / EL COMERCIO

Un agente penitenciario registra el ingreso de los visitantes de la Cárcel 4 en una libreta. Al fondo se ve a los detenidos. Fotos: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 11
Triste 6
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 10
Diego Puente
y Geovanny Tipanluisa 
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El cuaderno a cuadros luce amarillento, pero las letras escritas con esferográfico de color negro son legibles. En las primeras hojas aparece el nombre de Doris Morán, la oficial de la Policía que el 2 de septiembre de 1994 fue recluida en la Cárcel 4, por la desaparición de los hermanos Restrepo. Ese día comenzó a operar esta penitenciaría, en el norte de Quito.

Morán fue la primera en ocupar una de las celdas en la pequeña edificación de dos plantas, que poco a poco fue extendiéndose; hoy alberga a 45 detenidos, pero su capacidad es para 64. Tras la insubordinación del 30-S, sobrepasaron los 70. Incluso dormían en el piso.

El exasambleísta Virgilio Hernández está detenido en la Cárcel 4. Junto a él, expolicías se encuentran privados de la libertad en ese centro ubicado en el norte de Quito. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

El exasambleísta Virgilio Hernández está detenido en la Cárcel 4. Junto a él, expolicías se encuentran privados de la libertad en ese centro ubicado en el norte de Quito. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


Para entrar hay que pasar por dos filtros. En el primero hay dos policías que permiten el ingreso solo de artículos que previamente aprueba el Servicio de Rehabilitación. Revisan las cédulas y autorizan la entrada. Al cruzar la puerta metálica aparecen tres guías, que registran manualmente los nombres. En ambos controles se realizan cacheos.

En la imagen se ve el registro de los primeros presos, en septiembre de 1994.

En la imagen se ve el registro de los primeros presos, en septiembre de 1994.


“Ahora sí pueden avanzar”, asegura uno de ellos. Cinco metros adelante aparecen otra puerta metálica y dos celadores más. Desde allí se escucha el bullicio de los presos. “Sigan, sigan”, dice uno de los guías.

El registro de los privados de la libertad en la Cárcel 4 hasta el 15 de noviembre del 2019 detallaba que 45 personas se encuentran internas en ese centro penitenciario. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


En el patio, cubierto con techo transparente, aparecen hombres vestidos con calentadores, camisetas, chompas, jeans. En el centro hay una mesa de billar cubierta con un mantel. Al fondo, tres expolicías juegan ajedrez. Entre la gente aparece Virgilio Hernández. Saluda y se va. Yofre Poma ocupa una silla. “Estoy bien, tranquilo, veamos qué pasa”. Ambos fueron detenidos por las últimas protestas.

El asambleísta correísta Yofre Poma es uno de los internos que de encuentra privado de la libertad en la Cárcel 4. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

El asambleísta correísta Yofre Poma es uno de los internos que de encuentra privado de la libertad en la Cárcel 4. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


Junto a ellos camina Fausto Tamayo, excomandante de la Policía. Parado frente a la imagen del Divino Niño dice que se encuentra bien, que siempre está junto a Dios.

Él permanece recluido por la venta de pases policiales. “Yo también estoy aquí por lo mismo”, asegura un preso. Otro indica que fue capturado por las muertes en una farmacia de Guayaquil. “Yo pago una pena por extralimitación de la fuerza”, cuenta un exuniformado.

En la Cárcel 4 se encuentran privados de la libertad policías, militares, figuras de la política y civiles. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

En la Cárcel 4 se encuentran privados de la libertad policías, militares, figuras de la política y civiles. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


La Cárcel 4 fue abierta solo para policías procesados, pero en el mismo año de la creación se admitió a civiles. Por sus pasillos han pasado políticos, dirigentes deportivos, banqueros, diputados, ministros, etc. En la celda C-4 durmieron los exbanqueros Fernando Aspiazu y Alejandro Peñafiel y el expresidente Lucio Gutiérrez.

Tras la insubordinación del 30-S, los detenidos en la Cárcel 4 sobrepasaron los 70. Algunos de ellos tuvieron que dormir en el piso. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Tras la insubordinación del 30-S, los detenidos en la Cárcel 4 sobrepasaron los 70. Algunos de ellos tuvieron que dormir en el piso. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


En otros sectores permanecieron el expresidente Fabián Alarcón y el exministro Carlos Pareja Yannuzzelli.

Hoy, en esa cárcel están recluidos ocho civiles y el resto son expolicías.

Imagen del interior de una celda en la Cárcel 4. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Imagen del interior de una celda en la Cárcel 4. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

En los talleres de carpintería se distingue a David Piña, que hasta agosto estaba interno en la cárcel de Cotopaxi por la muerte de Karina del Pozo, en el 2013.

El director de Régimen Cerrado de la Secretaría de Rehabilitación Social, Víctor Jácome, recorre los estrechos pasillos. Dice que este centro “es pobre” y que no hay “lujos”.

En la Cárcel 4, los internos cumplen distintas sentencias por delitos como violación, crimen, accidentes de tránsito con muerte, delitos de corrupción, extralimitación de la fuerza, etc. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

En la Cárcel 4, los internos cumplen distintas sentencias por delitos como violación, crimen, accidentes de tránsito con muerte, delitos de corrupción, extralimitación de la fuerza, etc. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


Se adecuaron celdas en el edificio administrativo. Donde había una terraza ahora hay tres dormitorios.

Tableros de madera pintados de blanco sirven para separar espacios. En las pequeñas celdas apenas hay lugar para las camas. A un lado acomodan ropa, medicamentos y los libros. Hay espacio para que caminen solo una o dos personas. Las fotos de las familias y las cartas de sus parejas cuelgan de las paredes.

En el centro de privación de la libertad existen talleres, en donde los internos elaboran productos y manualidades. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

En el centro de privación de la libertad existen talleres, en donde los internos elaboran productos y manualidades. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


Tratan de ubicar como sea las galletas, avenas y gaseosas que reciben en las visitas.

Los familiares tienen autorización para llevar alimentos los sábados, cuando les pueden ver. Están prohibidos los licores, drogas y celulares.

En las paredes y en las habitaciones no faltan la imagen de la Virgen, una frase bíblica o un crucifijo. “Todo lo puedo, en Cristo que me fortalece”, se lee en una puerta amarilla. Cerca camina un exteniente condenado por los pases policiales.

Imagen del interior de una de las celdas de la Cárcel 4. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Imagen del interior de una de las celdas de la Cárcel 4. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


Los detenidos pagan por delitos como violación, crimen, accidentes de tránsito con muerte, delitos de corrupción, extralimitación de la fuerza, etc.

Las celdas de la Cárcel 4 son reducidas. En los pequeños espacios, los detenidos adecuaron sitios para sus pertenencias personales. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Las celdas de la Cárcel 4 son reducidas. En los pequeños espacios, los detenidos adecuaron sitios para sus pertenencias personales. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


Solo hay dos celdas con camas individuales. Una está en el pabellón A. Es tan pequeña que solo caben una cama de una plaza y una silla. La otra tiene el doble de tamaño y la cama es de dos plazas.

Es la única que cuenta con baño privado. Ahí estuvo el exvicepresidente Jorge Glas antes de ser enviado a Cotopaxi.

Imagen de la celda que fue ocupada por el exvicepresidente Jorge Glas. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Imagen de la celda que fue ocupada por el exvicepresidente Jorge Glas. Actualmente el lugar lo ocupa un expolicía sentenciado por el caso de una farmacia en Guayaquil. Esa habitación y otra son las únicas que cuentan con cama individual. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


El espacio ahora es ocupado por el expolicía sentenciado por la muerte de personas en un operativo en una farmacia de Guayaquil, en el 2003. La habitación está en el segundo piso. Cerca hay una reja metálica, por donde se produjo la única fuga, en el 2016.


Desde arriba se ve cómo dos exagentes levantan pesas y caminan por el patio al ritmo de música ochentera, en inglés.

Uno de los policías sentenciados se ejercita en un espacio donde están ubicadas máquinas e implementos de gimnasio. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Uno de los policías sentenciados se ejercita en un espacio donde están ubicadas máquinas e implementos de gimnasio. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


Uno de ellos paga una pena por los pases policiales. Levanta 120 kilos. Otro está allí por una muerte. Entre los dos se ve al agente detenido en Mascarilla, también por muerte.

Imagen de expolicías que cumplen sentencias por distintos delitos. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Imagen de expolicías que cumplen sentencias por distintos delitos. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


Junto a ellos, cocineros con gorras, máscaras y mandiles preparan el almuerzo: seco de pollo y arroz de cebada. Dos empleadas del catering tienen la ayuda de tres detenidos.

Dos trabajadores preparan seco de pollo.

Dos trabajadores preparan seco de pollo.


Uno de ellos está procesado por el 30-S. El jueves debía acudir a una audiencia, para ver si salía libre. Un hombre que talla en madera el cuadro de la Última Cena espera lo mismo. Por ahora con eso ayuda a la familia. La obra cuesta USD 1 500.

Imagen de la parte superior de una de las literas de los internos de la Cárcel 4. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Imagen de la parte superior de una de las literas de los internos de la Cárcel 4. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO


Todas las tareas las pueden realizar entre 07:00 y 19:00.

En ese espacio, otro exagente, condenado a 5 años por accidente vial con muerte, también trabaja en madera. “Un error te cambia la vida”. Su esposa lo abandonó y se quedó solo.

Imagen de uno de los patios de la Cárcel 4. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Imagen de uno de los patios de la Cárcel 4. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (39)
No (17)