2 de marzo de 2020 07:10

Candidatos demócratas buscan conquistar a jóvenes latinos en Texas

La candidata presidencial de Massachusetts, la senadora Elizabeth Warren, habla durante un ayuntamiento en Discovery Green en Houston, Texas, el 29 de febrero de 2020. Foto: AFP

La candidata presidencial de Massachusetts, la senadora Elizabeth Warren, habla durante un ayuntamiento en Discovery Green en Houston, Texas, el 29 de febrero de 2020. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En la oficina de Elizabeth Warren en Houston, un grupo de voluntarios de Texas se apresura una mañana de febrero a colocar los últimos letreros en español en la pared y a poner las sillas en círculo.

Esperan la llegada de una docena de votantes latinos para discutir el programa de la candidata demócrata a las primarias.

En Texas, el quid de la cuestión en la carrera por la nominación demócrata es la participación del electorado hispano en el “supermartes” del 3 de marzo, cuando 14 estados votarán al candidato que quieren que desafíe a Donald Trump en las elecciones presidenciales de noviembre.

“Muy a menudo somos ignorados como comunidad”, dijo a AFP la novelista Ariane Navarro, que vino a este foro con su esposo y sus dos hijos.

Durante una hora y media, ancianos, jóvenes y hasta algunas familias hablan sobre inmigración, salud y sus sentimientos como latinoamericanos.

“Estoy rodeada de latinos con estudios y todos creemos que tenemos una voz y somos capaces de transformar Texas”, dijo la exprofesora, que quiere ayudar a los jóvenes de su familia a registrarse para votar.

El equipo de campaña de Elizabeth Warren se jacta de haber organizado una gira dedicada específicamente a la comunidad hispana en todo Texas.

“Mucha gente dice que Texas es un estado rojo, pero no es cierto: es un estado donde la gente no vota”, dice María Martínez, encargada de tender los puentes con la comunidad hispana a nivel nacional.

Quinceañeras  

Los contendientes demócratas están compitiendo ferozmente por el apoyo de esta creciente base: en 2020, podrán votar 1,4 millones de migrantes de América Central y del Sur más que 2012.

La publicidad en español y la campaña puerta a puerta ya no son suficientes, dice Antonio Arellano, director ejecutivo de la organización Jolt.

El colectivo ha puesto en marcha la iniciativa Poder Quince, que ofrece registrar a los votantes durante las fiestas de quinceañeras, la celebración de las niñas mexicanas que cumplen 15 años. Una “nueva tradición de compromiso cívico” que “aprovecha el poder de la cultura latina”, dice el activista indocumentado de 29 años.

Otra idea para llegar a los jóvenes fue un debate organizado en Houston en febrero entre estudiantes y candidatos a las primarias demócratas. El superfavorito de la carrera Bernie Sanders aceptó estar presente por videoconferencia.

El autoproclamado socialista, que lidera las encuestas con un 30% de intención de voto entre los latinos, es particularmente popular entre los jóvenes y recibió un largo aplauso de la multitud.


'Un peso sobre los hombros'


Entre pasteles de arroz y crema de maní, velas eléctricas y flecos recortados de papel rosa o amarillo, la oficina permanente de Jolt es atendida todos los jueves por voluntarios como Víctor Ibarra que quiere “asegurar que la juventud latina tenga voz en el futuro”.

“Significa mucho para mí que (los candidatos) se hayan tomado el tiempo para hablar con nosotros y responder a nuestras preguntas”, dice el joven de 23 años en una pequeña habitación cubierta de carteles multicolores en el este de Houston.

“Nos concentramos en los jóvenes porque queremos que entiendan que es su responsabilidad ir a informar a su familia”, explicó Leslie Hernández, la encargada del censo de Jolt que supervisa a los voluntarios.

Para ellos, votar en las primarias demócratas es solo una gota en el océano de las batallas políticas que hay que librar: ecología, censo, antirracismo.

Antes de elaborar las listas de políticos a contactar previo a su próximo evento cívico y de grabar un breve video promocional para sus redes sociales, la media docena de jóvenes cierran los ojos y se dan cinco minutos para meditar con una música de fondo relajante.

“Como latina, siento que llevo un peso sobre mis hombros todo el tiempo”, dice Hernández, instando a los voluntarios a que tomen aire y se relajen. “Ahora estás en un lugar seguro”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)