14 de noviembre de 2019 12:38

Al Asad advierte de que una nueva Constitución no acabará con la guerra

El presidente de Siria, Bashar al Asad, afirmó que las acusaciones del ataque químico es una justificación para el bombardeo de Estados Unidos a su país. Foto: AFP

El presidente de Siria, Bashar al Asad, mencionó que una nueva Carta Magna no cambiará la situación en Siria Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El presidente de Siria, Bachar al Asad, alertó hoy, jueves 14 de noviembre del 2019, de que la guerra en el país no terminará con la redacción de una nueva Carta Magna, en la que su Gobierno y la oposición lograron avances a principios de mes en Ginebra, sino cuando se acabe el "terrorismo".

En una reunión con Moytaba Zonnour, presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán, el Poder Legislativo de ese país, Al Asad defendió que el conflicto en Siria no surgió de un "desacuerdo" sobre la Constitución, sino que se debió al "terrorismo".

Por ello, el Comité Constitucional encargado de la redacción de la nueva Carta Magna no llevará al fin de las hostilidades, pues "la guerra termina sólo cuando termina el terrorismo", afirmó el gobernante, según la agencia oficial siria SANA.

En cuanto a la lucha antiterrorista, el presidente sirio mantuvo que Damasco y sus aliados continúan haciendo frente a las "ambiciones de Occidente y sus estados coloniales" con victorias en varios lugares contra sus "agentes y mercenarios", de acuerdo con este medio.

Representantes del Gobierno sirio y la oposición se reunieron a principios de mes en Ginebra, donde acordaron que un grupo de 45 personas de ambas partes y la sociedad civil redacte una nueva Constitución para el país.

El 25 de noviembre se volverá a reunir un comité pequeño para reanudar las deliberaciones días después.

Las declaraciones de Al Asad se producen semanas después de que Turquía lanzara una ofensiva en el noreste de Siria junto a facciones aliadas opositoras al Gobierno de Damasco.

Las tropas del Ejército sirio han comenzado hoy a desplegarse en la frontera turca para supervisar el alto el fuego decretado en la región y bajo un entendimiento militar con los kurdos, que han dejado a las unidades sirias leales a Al Asad patrullar en el territorio que controlan en el norte y noreste del país.

No obstante, en los últimos días se han producido choques entre las tropas turcas, que intentan avanzar, y los soldados sirios.

El Gobierno de Al Asad ha acusado de "terroristas" a todos los grupos opositores que se levantaron en armas desde el estallido de 2011, que dio paso a una guerra civil que todavía no está resuelta y que ha implicado a países como Irán, Turquía y Arabia Saudí, hasta Rusia y Estados Unidos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)