3 de September de 2009 00:00

Los árboles reciben poco cuidado

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito

Los dos árboles de arupos sembrados frente a la casa de María Sánchez, junto al cuartel Epiclachima, en el sur, lucen secos. Fueron sembrados hace siete años. Pero por falta de mantenimiento y agua se están virando.

La vecina pide que la Empresa Municipal de Movilidad y Obras Públicas (Emmop) realice el mismo procedimiento que en la av.   Maldonado. En esta vía se cortan 234 árboles viejos y que están secos. “Es necesario que se haga una poda en los árboles. También retirar los  viejos”.

Hace tres meses, técnicos de la Emmop, cortaron las ramas más largas pero no sacaron los troncos podridos. Por eso,  otra vez, las ramas impiden la visibilidad en  la av. Las Palmas.

Al respecto, Teodoro Izquierdo, técnico de parques y jardines de la Emmop, dice que el plan municipal no consiste en tumbar o en retirar los árboles. “Sino en dar mantenimiento con las  podas programadas y reemplazar los árboles viejos”.

Javier Fuentes, vecino de Solanda, sostiene que la arborización en su sector sirvió para mejorar el aspecto de las calles. Pero  reclama  mantenimiento y expresa su desacuerdo con el retiro de árboles. Asegura que se  demoran mucho tiempo en crecer los nuevos árboles.

Según el plan de Forestación y Reforestación del Municipio, desde 2001, se sembraron árboles en los lugares  concurridos como avenidas, establecimientos educativos y zonas comerciales. En estos sitios se sembraron especies de crecimiento rápido.

Por ejemplo, el árbol de la especie de álamo plateado. Pero antes,   en los noventa, se sembraron árboles sin asesoramiento técnico  que crecieron y ahora  obstruyen la visión  por su frondosidad. Eso ocurre  en las  avs. Gaspar de Villarroel,  Amazonas y en los parques.

Según  datos de la ex corporación  Innovar, en los últimos ocho años se  ha sembrado 6 629 354 árboles. El número de árboles incluye la zona urbana y rural de la provincia.

  Esteban Oviedo, coordinador de manejo ambiental del Parque Metropolitano, manifiesta que las especies que se sembraron en algunas zonas no son las adecuadas.  Los árboles  son frondosos, crecen y tienen formas de cono invertido.

Los árboles -agrega-, a más de afectar la visibilidad, son peligrosos porque están cerca de las redes eléctricas. “También representan un gasto para el Municipio porque deben ser podados continuamente”.

El experto recomienda   que en la ciudad  se siembren árboles solo arbustivos como la tupirosa o  el tilo. Él considera que el problema de los árboles es por la  falta de un conocimiento técnico en la forestación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)