5 de September de 2009 00:00

35 cuencanos producen su abono

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Cuenca 
cuenca@elcomercio.com

En sus manos lleva puestos unos guantes de caucho verdes y una gorra le cubre del sol de verano.
 
Tomás Pesántez mueve con el azadón los desechos orgánicos que recibe junto a   otras siete personas. La basura se acumula en  un lote de  1   500 metros, en la parroquia cuencana de San Ana.

En una leve pendiente,  la basura se deposita en dos filas. Se la remueve para que se descomponga bien y  no se pudra.
Pesántez es  de la Asociación de Lombricultores Santa Ana (ALSA). Agrupa a 14 socios. Ellos,  con sus empleados y colaboradores, suman   35 personas.

A través de  un convenio firmado entre esta asociación y la Empresa Municipal de Aseo de Cuenca (EMAC) existe el compromiso de entregar a los asociados los desechos que se generan en los mercados de Cuenca.

Los 14 sitios de producción de abono    reciben seis toneladas de desechos. Esta recepción se realiza por turnos. El último domingo de cada mes, los asociados se citan y planifican los días que receptarán la basura  y su cronograma de trabajo.
 
Mientras los trabajadores van  removiendo la basura, se  esparce el  carbonato de calcio para evitar los  malos olores y  la concentración de las  moscas. 

En este proceso  se  seleccionan y retiran los  desechos que no sean orgánicos. Este trabajo puede demorar unos  cuatro meses.

Según Enrique Portilla, presidente de la ALSA, el 80% de los asociados desempeña esta labor para que el abono obtenido se  utilice en los  sembrados.  Los demás socios hacen la venta a los agricultores de las    comunidades y parroquias cercanas,  como San Joaquín, al oeste de la capital azuaya.

La socia Hilda Flores  dice que desde hace un año y seis meses, cuando empezó el proyecto,  usa el  abono para sus cultivos. Así dejó  de usar los químicos y mejoró la producción.

En su parcela de 500 metros cuadrados siembra maíz, fréjol, albahaca y hortalizas. Una parte de estos productos  se consume en el hogar y  “los excedentes   los vendo  en el mercado”.

Según Portilla, la ALSA produjo en este año unos 12 000 sacos de abono orgánico de 80 libras. Cada uno se comercializa en USD 4.  400 sacos son vendidos a  la Empresa Municipal de Agua y Alcantarillado de Cuenca (Etapa).
 
Esta empresa coloca el abono en las áreas verdes de la capital azuaya.  Los 14 asociados  recibieron capacitación por parte de técnicos de la EMAC y Etapa sobre el manejo de desechos. También observaron   experiencias similares en  Latacunga e Ibarra.

Estos productores de abono  establecieron que el 10% de las ventas de abono se destine para el mantenimiento de las 14 fábricas.
“Siempre es necesario comprar carretillas, palas, máquinas para coser los saquillos... También para el combustible del vehículo de la ALSA que recoge los sacos de abono para la venta.

Portilla dice que la asociación  ganó un concurso de proyectos del  Consejo de Gestión del río  Paute y la Unión Europea. Recibieron USD 50 000 que  se invirtieron  en la implementación de los  14 espacios de los asociados.

Con estos recursos   también colocaron mallas de protección en sus  terrenos para que no ingresen animales como gallinas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)