El Gran Canal de Venecia tiene casi 4 km de longitud. Inicia desde la punta noroeste de la ciudad, donde están los accesos a tierra firme, hasta la dársena de San Marcos, en el mar Adriático. Foto: Tomado de la cuenta de Instagram de @bertartii

El Gran Canal de Venecia tiene casi 4 km de longitud. Inicia desde la punta noroeste de la ciudad y finaliza en la dársena de San Marcos, en el mar Adriático. Foto: Tomado de la cuenta de Instagram de @bertartii

Venecia instalará ‘cuenta personas’ para estudiar regulaciones en el turismo

Roma. EFE (I)

El Ayuntamiento de Venecia, que recibe 40 millones de visitantes al año, aprobó la instalación de sistemas de 'cuenta personas' en las áreas de mayor acceso para estudiar posibles respuestas ante el cada vez mayor flujo turístico que pone en peligro a la ciudad de los canales.

La Junta comunal aprobó una serie de medidas para dar "respuestas concretas a la gestión de los flujos turísticos", que son un recurso económico vital para la ciudad, pero que se han convertido en un gran problema para la protección de su fragilidad y garantizar su decoro.

En los últimos censos, se registra un aumento anual del 5% de los turistas que duermen en Venecia, sumando más de 10 millones anuales, mientras que 30 millones solo permanecen un día.

La ciudad tiene solo 55 000 residentes y su despoblación crece con cerca de 1 000 habitantes menos al año.

Ante ello, el Ayuntamiento aprobó la instalación de un sistema de ‘cuenta personas’ en áreas estratégicas como el Puente de Calatrava, el Puente ‘degli Scalzi’ y los otros tres que atraviesan el llamado Río Novo, que son considerados los puntos de acceso y salida de los turistas. Así como en los muelles donde desembarcan los turistas que llegan en los cruceros.

Una publicación compartida de Klaudia (@kla_duszka) el

"Hemos logrado aprobar una serie de acciones para regular los flujos turísticos y hacerlos compatibles con la vida cotidiana de los residentes", explicó el alcalde, Luigi Brugnaro, en la página web del ayuntamiento veneciano.

También anunció que se aprobó "una campaña internacional de sensibilización vinculada a la salvaguardia de Venecia, a la posibilidad de viajar en otras temporadas y valoración de nuevos itinerarios turísticos".

Unas medidas que el Ayuntamiento presentará al Gobierno italiano y también a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que pidió a las autoridades municipales que estudiaran como proteger a la frágil Venecia.

En la ordenanza también se prevé un aumento de los agentes de la policía municipal para que se controle el comportamiento de los visitantes, tras las escenas de mala educación que se viven cada año y que vuelven a repetirse sobre todo en los periodos más calurosos, con turistas que pasean desnudos o que se bañan en los canales.

La última escena recogida en los medios de comunicación muestra a dos supuestas modelos que solo llevan unas capas y son llevadas con un collar bajo el porticado del Palacio Ducal.

Los medios de comunicación vuelven a mostrar la imagen de una Venecia en la que los turistas abren las tiendas de campaña en los jardines de la ciudad, organizan comidas en las orillas de los canales y sobre todo producen toneladas de basura que se acumulan en cada rincón.

Según el diario local Corriere del Veneto, cada día se recogen 30 metros cúbicos de desperdicios. Aunque Venecia aún no quiere introducir el número cerrado de visitantes, se siguen estudiando otras medidas.

La concejala de turismo, Paola Mar, confirmó que también se analiza "la eventualidad, aunque no es algo inmediato, de introducir un billete de ingreso a la Plaza de San Marcos".

Una publicación compartida de Alina (@artemid4) el