Los artesanos de la Asociación Palmeras de Atacames se capacitan en relaciones humanas, comercialización, manejo de capitales y liderazgo. Foto: Cortesía PNUD

Los artesanos de la Asociación Palmeras de Atacames se capacitan en relaciones humanas, comercialización, manejo de capitales y liderazgo. Foto: Cortesía PNUD

El turismo comunitario se activa en Manabí y Esmeraldas

Edwing Encalada. Redactor
(F-Contenido Intercultural)

El turismo solidario como eje de reactivación económica en las zonas afectadas por el terremoto del 16 de abril de 2016, fue el eje central del concurso que convocó el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) a través del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) que premió a cinco proyectos en Esmeraldas y cuatro en Manabí.

Los ganadores salieron entre 21 propuestas presentadas. Los emprendimientos ganadores aportarán con la reactivación del turismo comunitario en los cantones Muisne y Atacames en Esmeraldas; Jama, Crucita y Sucre en Manabí.

Según Piedad Viteri, representante del proyecto que se impulsa Ecopoblaciones Ecuador en Rambuche, poblado ubicado a 14 km al sur de Jama, los USD 5 000 que ganaron en el premio, lo invirtieron en capacitaciones y señalética.

Antes de recibir el dinero, en este lugar ya se implementó un centro comunitario, se diseñó un sendero ecológico y se aprovechó el potencial gastronómico local que poseen en platillos a base del ‘cacaño’ (camarón de río).

El sendero atraviesa una zona de bosque seco tropical, hogar de tigrillos, venados, monos, armadillos, aves, etc., y conecta con playa Paraíso, una de las mejores zonas playeras de Manabí.

En Atacames, en cambio, los artesanos de la Asociación Palmeras decidieron capacitarse en relaciones humanas, comercialización, manejo de capitales y liderazgo, antes de recibir el dinero del premio, el cual lo van a emplear para mejorar sus puestos de trabajo en el malecón de Atacames.

Según Marcia Tomalá, quien es parte de la organización de artesanos, sus productos que se construyen en base a coco, tagua y concha, ahora tienen una mejor exposición tras la capacitación que recibieron.

En Bellavista, Manabí, la Fundación Ceiba, otro ganador del concurso, realizó la capacitación de sus pobladores para que se especialicen en los tours de observación de ballenas y aviturismo en los manglares de la región.

Para Carolina Toapanta, de la Fundación Ceiba, el circuito diseñado permite observar a 19 especies de aves migratorias y aventurarse al mar de forma segura para mirar ballenas, en las temporadas anuales cuando los cetáceos llegan frente a las costas nacionales.