Los lobos marinos nadan en el mar de Galápagos junto a los turistas. Foto: travelinsider.qantas.com.au

Los lobos marinos nadan en el mar de Galápagos junto a los turistas. Foto: travelinsider.qantas.com.au

La revista de la aerolínea Qantas destaca a Galápagos entre los destinos de ensueño

Redacción Viajar (I)

Como “la mejor manera de experimentar uno de los paraísos más idílicos en el planeta por sus inusuales paisajes volcánicos que acogen a criaturas extrañas”, describe la redactora en jefe de la revista Qantas Travel Insider, Kirsten Galliott, en su artículo titulado Un crucero de aventura salvaje en las Islas Galápagos’, publicado en la revista australiana, en su edición número 285.

La revista de Qantas es editada por la empresa aérea australiana, con sede en Sídney. El medio impreso  posee un gran prestigio internacional y es un producto que disfrutan los pasajeros que abordan los 144 aviones de la compañía, en varias de sus conexiones aéreas a nivel mundial.

Según Galliott, en Galápagos pudo descubrir la magia de naturaleza y la describió como “un archipiélago creado por la actividad volcánica y habitada por animales que se han transformado completamente para sobrevivir”. En cada isla, ella disfrutó de una fauna y flora que no tienen comparación con otro lugar en el mundo.

Galápagos es un lugar donde no hay momento de distraerse, porque en cada espacio nos sorprende con aves únicas y coloridos reptiles, describe Galliott, quien resalta actividades como caminatas, buceo, kayak, paseos en balsas de hule, recibir conferencias de guías naturalistas y una exquisita gastronomía.

Galliott, con más de 20 años de experiencia en revistas como InStyle magazine, Sunday Life, Good Living, y B Magazine, realizó sus descripciones a bordo del crucero Silversea, desde donde se maravilló con las tortugas gigantes marinas, fragatas, lobos marinos, tiburones martillo, piqueros de patas rojas y azules, albatros, iguanas marinas, corales rojos, entre otras especies.

En su visita a la región insular ecuatoriana, la periodista pudo, además, presenciar el nacimiento de un león marino. “Fue un desenlace perfecto. La vida en Galápagos no podría ser más idílica”, culminó en su narración.

La expedición de Galliott la realizó en las islas Genovesa, Santiago, Española y en la Plaza del Sur, esta última, ubicada frente a la costa oriental de Santa Cruz.