La caverna El Viandi se encuentra en la vía Tena – Puerto Napo, en el sector de Santa Rosa. Foto: Cortesía Universidad Ikiam

La caverna El Viandi se encuentra en la vía Tena – Puerto Napo, en el sector de Santa Rosa. Foto: Cortesía Universidad Ikiam

Napo expone al mundo su potencial espeleológico

Edwing Encalada. Redactor (I)

Con el fin de realizar un inventario de las cavernas que existen en la provincia de Napo, en marzo del 2015 nació un proyecto. Luego de dos años, este pasó a transformarse en una guía que pretende potenciar el turismo de aventura y científico en la provincia amazónica.

Este grupo académico recorrió las 88 cavidades subterráneas de Napo y seleccionó a 35, bajo criterios de proyección turística y su relación con la población kichwa. El proyecto contó con el apoyo de la Universidad Ikiam.

Para María Gabriela Zurita, etnoecóloga que fue parte del proyecto, durante el estudio de las cavernas se registraron en video los testimonios de los ancianos de las comunidades vecinas a las formaciones geológicas para entender el significado cultural que los pueblos otorgaron a esos sitios. Además, se documentó la geodiversidad que allí se encuentra. “Recibimos entrenamiento de un grupo de Iwias para saber desempeñarnos mejor en nuestras investigaciones”, dice.

Según ella, fue una toda aventura la que enfrentaron los 15 jóvenes estudiantes de la Universidad de Ikiam. De hecho, ellos adoptaron una forma particular de medición para informar si se podía ingresar o no a una determinada caverna, con la denominación ‘Vicky’, si la cueva era muy pequeña, o ‘Willy’, si era grande. Ambos patrones de medición fueron en referencia a los tamaños de sus compañeros de expedición.

Estas expediciones resultaron en una guía de 94 páginas que describe la ubicación del lugar, el tipo de caverna, nivel de vulnerabilidad, estado de conservación y las dificultades de acceso. Cuenta también con recomendaciones para llegar a bordo de un transporte interprovincial, el contacto de un guía local, la vestimenta que debe usar y otros atractivos.

Para Daniel Jaque, estudiante que fue parte del proyecto, las cavidades seleccionadas tienen un 90% de accesos horizontales y seguros, con bajos requerimientos técnicos para su exploración. “Esperamos que este proyecto genere turismo y, a su vez, las condiciones económicas favorables para las poblaciones aledañas a las cavernas”.

Otro de los objetivos que pretende esta guía es lograr que este sitio esté dentro de la selección de geoparques mundiales que realiza la Unesco. Según María Gabriela Zurita, poco se conoce de la placa tectónica de Hollin, la cual apareció luego del surgimiento de los Andes. “Queremos lograr la denominación de geoparque, porque se trata de un territorio en el que se conjugan rocas volcánicas únicas en el país y una secuencias de rocas sedimentarias que tienen registros de información paleoclimática”.

La guía espeleológica se la puede descargar en la página: ikiam.edu.ec. Allí le informarán más sobre las opciones de hospedaje y alimentación.