Néstor Allauca prepara los trajes de los cucuruchos para la procesión en Quito.

Néstor Allauca prepara los trajes de los cucuruchos para la procesión en Quito. Foto: Julio Estrella/EL COMERCIO

La fe es un imán para el turismo

Edwing Encalada. 
Redactor (I)
[email protected]

A 24 días de la Semana Santa, los feligreses ya se preparan para ser parte de una de las demostraciones de fe más grandes en el país, y alrededor de la cual se genera un mercado turístico  importante.

El turismo religioso, a diferencia de todos los demás segmentos del mercado turístico, tiene como motivación fundamental la fe. En el mundo existen ciudades que históricamente han sido objeto de peregrinaje como Jerusalén, La Meca o Roma.

En Europa, se calcula que más de 15 millones de personas realizan algún tipo de turismo religioso. El santuario de Nuestra Señora de Fátima, en Portugal, es uno de los más visitados en el mundo católico, con más de seis millones de peregrinos al año.

Los diferentes sitios turísticos muestran su oferta en Semana Santa. Foto: Armando Prado/ EL COMERCIO

Según el padre César Piechestein, portavoz de la Arquidiócesis de Guayaquil, no es un objetivo de la iglesia transformarse en un ícono turístico, pero son conscientes de que las romerías generan movimientos económicos. En respuesta a ello se desarrolló la Pastoral del Turismo, para aprovechar que las personas que no son creyentes participen en estos eventos y puedan ser evangelizadas.

Para el padre Jorge González, guardián del convento de San Francisco en Quito, el turismo camina paralelamente a la celebración litúrgica o alrededor de una imagen religiosa. El Quinche, a su criterio, es un pueblo que surgió comercialmente alrededor de una imagen, al igual que en el Cisne, en Azogues, con la Virgen de la Nube, o en Baños, con la Virgen del Rosario de Agua Santa.

Se prevé que las procesiones de Cristo del Consuelo, en Guayaquil, y Jesús del Gran Poder, en Quito, durante la Semana Santa, congreguen a más de un millón de personas.
Para este año, Quito Turismo promocionó a este último evento en la Feria Internacional de Turismo en Madrid, con el fin de diversificar la propuesta turística de la ciudad.

A los eventos tradicionales del Arrastre de Caudas y de la Procesión de Jesús del Gran Poder, que este año contará con la participación de 1 500 cucuruchos y 250 verónicas, se le sumaron eventos paralelos que se realizarán en las parroquias del Distrito Metropolitano. Entre estas se encuentran la Procesión de las Andas en Puéllaro, el Lavatorio de Pies en Perucho y la Bendición del Fuego en Alangasí.

Según Fabiola Aldaz, docente jubilada nativa de Perucho, la iglesia de madera de este poblado, de 475 años de antigüedad, será el eje central de la festividad religiosa. El santuario cuenta con reliquias de los siglos XVIII y XIX que serán parte de la procesión.

En Puéllaro se prepara, además, una dramatización. El viernes 14 de abril se realizará el Vía Crucis en vivo, con el juicio de Jesús, soldados a caballo, soldados a pie, los acompañantes de Jesús, sus caídas, y la crucifixión, explicó Javier Garcés, párroco del lugar.