Las mujeres de las comunidades de Cotacachi se encargan de cosechar y preparar los alimentos para los turistas extranjeros. Foto: Cortesía Runa Tupari

Las mujeres de las comunidades de Cotacachi se encargan de cosechar y preparar los alimentos para los turistas extranjeros. Foto: Cortesía Runa Tupari

La cultura de Cotacachi es un destino turístico

Edwing Encalada. Redactor
[email protected]
(F-Contenido Intercultural)

Con la idea de generar ingresos económicos para las familias de Cotacachi, hace 16 años inició el proyecto Runa Tupari, el cual beneficia en la actualidad a 95 familias.

Los indígenas kichwas otavalos son quienes organizaron esta actividad turística que oferta hospedaje, alimentación y guianza dentro de las comunidades de Morochos, La Calera, Tunibamba, Santa Bárbara y Chilcapamba, en Cotacachi.

Los guías nativos fueron capacitados por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Ministerio del Ambiente, Ministerio de Turismo y la Unión de Organizaciones Campesinas e Indígenas de Cotacachi (Unorcac), organización adscrita a la Confederación Nacional de Campesinos, Indígenas, Negras (Fenocin). Ellos dominan en tres idiomas: español, inglés y kichwa.

Según Fausto Gualsaquí, jefe operativo de Runa Tupari, el hecho de que los turistas puedan convivir con una familia indígena se constituyó en una oferta muy atractiva para los visitantes del extranjero.

“Compartir los alimentos, nuestros rituales y las costumbres que desarrollamos con la naturaleza, son nuestra carta de presentación”, admite.

Para él, el terremoto de Manabí del año pasado, junto a la actividad de los volcanes Tungurahua y Cotopaxi, ahuyentó al turismo internacional. “Esos hechos influyeron pese a estar muy lejos de las zonas afectadas. Ahora tratamos de enfocarnos en el turismo nacional”, añadió.

Los turistas extranjeros son los que más disfrutan de esta opción. Foto: Cortesía Runa Tupari

Los turistas extranjeros son los que más disfrutan de esta opción. Foto: Cortesía Runa Tupari

Aunque recorren las entrañas de la provincia de Imbabura, mantienen una política de desarrollo local en sus paquetes, siendo el principal alojamiento en las comunidades de Cotacachi, en las cuales incluyen la cena y el desayuno. Esta opción se oferta en USD 28.

Para cabalgatas se proponen dos opciones. Una de tres horas que recorre La Calera y la hacienda San Martín hasta llegar a Quitugo; y otra que dura cinco horas, recorre las comunidades de La Calera, Morales Chupa y Morochos, hasta llegar a la laguna de Cuicocha. El primero tiene un costo de USD 40 y el segundo de 60.

Quienes gustan de hacer bicicleta de montaña, tienen algunas opciones de rutas. Los circuitos cortos recorren Otavalo, La Calera, Cotacachi, Turuco y Cuicocha; mientras que la ruta más larga parte desde los 3 300 metros sobre el nivel del mar en Urcuquí y baja hacia el valle de Intag, a 1 600 metros, hasta llegar a las termas Nangulví. Las primeras tiene un costo de USD 45 y la segunda de 85.

Otra característica que los distingue es que las mujeres de las comunidades de Cotacachi cocinan en leña los productos que cosechan de la región. Aunque siempre ofrecen un menú del día, los platos típicos tipo bufé son los de mayor demanda, como la fritada, cuy y carne colorada, acompañados de choclo, habas y papas.

Mientras se alimentan los turistas, grupos musicales y de danza se presentan, haciendo más colorido el momento en la Sierra norte del país.

Para obtener mayor información la puede encontrar en la página web www.runahomestay.com.