Un paseo en lancha hasta el Parque Regional Johnny Cay, el islote que se ve al nororiente desde San Andrés, es una actividad imperdible. Foto: FabianBPhoto Drone

Un paseo en lancha hasta el Parque Regional Johnny Cay, el islote que se ve al nororiente desde San Andrés, es una actividad imperdible. Foto: Fabián Bernal Photo Drone

Autoridades de la isla de San Andrés reabren el parque regional Johnny Cay

Bogotá. EFE (I)

La gobernación de la isla caribeña colombiana de San Andrés y los trabajadores del Parque Regional Johnny Cay llegaron a un acuerdo para levantar desde hoy -31 de mayo de 2017- los bloqueos a las visitas de turistas, informaron fuentes oficiales.

El cierre de Johnny Cay comenzó cuatro días atrás, a partir de una decisión ordenada  por la Corporación para el Desarrollo Sostenible de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (Coralina) tras un estudio que comprobó que la capacidad del parque estaba siendo "sobrepasada de manera significativa".

Según dicho estudio, el parque tiene capacidad para recibir 854 turistas diarios, cifra que se veía claramente sobrepasada con las 3 000 personas que ingresaban a Johnny Cay "de forma irregular", agregó la institución.

La Gobernación indicó en un comunicado que el acuerdo al que se llegó permitió reabrir el parque y levantar los bloqueos en la zona céntrica con la condición de reducir la afluencia de turistas a 1.500 por día, con un máximo de 800 de forma simultánea.

Para los nativos, Johnny Cay tiene un encanto especial debido a que está en medio ‘del mar de los siete colores’. Foto: sanandresislas.com.co

Para los nativos, Johnny Cay tiene un encanto especial debido a que está en medio ‘del mar de los siete colores’. Foto: sanandresislas.com.co

Asimismo, las autoridades determinaron aumentar el horario de atención al público una hora más, dejando el lapso de tiempo para turistas desde las 9:00, hora local, hasta las 17:00.

De forma paralela se instalarán dos mesas de trabajo con acompañamiento de la Defensoría del Pueblo durante los próximos 15 días para evaluar en detalle cada punto a mejorar en el mantenimiento del cayo.

Johnny Cay, con sus apenas 1 500 metros de circunferencia y un mar de palmeras en su interior, debe su nombre al nativo que tuvo la idea de montar un pequeño negocio de agua de coco, pero fue a partir de ser declarado Parque Regional protegido en el año 2001, cuando se transformó en un exótico paraje.