22 de abril de 2016 00:00

Fuerza mental y física para ser voluntario

Muchas personas están volcándose a la Costa para ayudar. Pero si no tienen el perfil idóneo su presencia será contraproducente. Foto: EL COMERCIO

Muchas personas están volcándose a la Costa para ayudar. Pero si no tienen el perfil idóneo su presencia será contraproducente. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 9
Contento 14
Ana C. Alvarado. Redactora (I)
aalvarado@elcomercio.com

Si bien muchas personas sienten el impulso solidario de correr a ayudar a los afectados por el terremoto, no todas están preparadas para asimilar los diferentes escenarios que conlleva un cataclismo: muertos, heridos, gritos y dolor.

“Desde el punto de vista psicológico hay que darles una idea previa de lo que pueden encontrar”, señala la psicóloga Teresa Borja, PhD en Psicología y profesora en la Universidad San Francisco de Quito.

“La autoevaluación es importante para saber qué tan fuerte soy, como para enfrentarme a situaciones catastróficas. La primera vez que rescaté cuerpos no pude comer en dos días”, apunta por otra parte Edison Guerrón, funcionario del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, quien se encuentra en Pedernales coordinando maquinaria de remoción de escombros y quien fue parte de la Defensa Civil y voluntario en el Cuerpo de Bomberos y la Cruz Roja.

Los voluntarios civiles que llegan a las zonas afectadas son, principalmente, el vínculo entre los afectados y la ayuda humanitaria que se gestiona desde instituciones públicas y privadas.

Guerrón asegura que los voluntarios suman ayuda, siempre y cuando estén preparados física y mentalmente. Además del intenso trabajo que se debe realizar, ellos tienen que adaptarse a la realidad que van a experimentar: calor, falta de alimentos y escasez de agua, humedad, dormir a la intemperie, olor de los cadáveres en descomposición, entre otros.

De no estar adecuadamente preparado, esto muele el equilibrio mental, abate el ánimo y puede generar cuadros de depresión.
Antes de ir a las localidades afectadas, hay que plantearse una reflexión: ¿he reaccionado con calma en situaciones difíciles de mi vida? Si la respuesta es negativa, usted puede colaborar de otra manera y no necesariamente como voluntario en la zona, explica Borja. Las personas con enfermedades, de talante frágil a nivel físico o mental, no son aptas para ser voluntarias.

Pero si usted reúne las condiciones, el siguiente paso es entrenarse. Existen charlas en instituciones públicas y privadas, de primeros auxilios físicos y psicológicos, entre otros. Esto es importante para descubrir cuál puede ser el rol del voluntario en el campo de acción.

Tras este proceso, el interesado está apto para enlistarse en un sistema de voluntarios. Si bien los ecuatorianos han respondido de forma masiva e inmediata, Borja cree que es muy importante unirse a un grupo formal de voluntarios, pues la organización es prioritaria para que la ayuda sea asertiva y capacitada.

Los interesados se pueden contactar con diferentes organizaciones: ECU 911, Techo para mi país, Cruz Roja (en estos días por ejemplo, ha recibido más de 1 000 solicitudes).

Hay que diferenciar el papel de un voluntario y el de un rescatista. El primero es un civil que se puede alistar ante la contingencia. En tanto que el rescatista es un profesional adiestrado y con oficio de años, que ya ha estado presente en otros escenarios de desastre.

Nivel Mental

Organización: Los voluntarios deben tener un sentido profundo de obediencia al líder del grupo. 
Expectativas: No siempre se puede hacer un gran aporte y eso puede causar sentimientos de decepción.
Rol: Entrenarse en primeros auxilios físicos y psicológicos, para descubrir el papel que puede ocupar.

Nivel Emocional

Preparación: Visualizar los escenarios en los que se trabajará. La situación puede quebrantar emocionalmente a quien no tenga una idea previa de lo que verá.
Autoevaluación: Hacerse esta pregunta: ¿me he manejado con calma en situaciones difíciles de mi vida? Si la respuesta es negativa, lo recomendable es ayudar en otro escenario.

Nivel Física

Salud: Quien padezca de enfermedades psicológicas o físicas no es apto para ir a las zonas afectadas.
Estado físico: Las acciones se realizan bajo altas temperaturas y humedad, por lo que se debe tener un buen estado físico.
Vacunas: Contra la hepatitis, el tétanos, la fiebre amarilla y la difteria.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (38)
No (2)