7 de junio de 2016 11:14

Vik Muniz da la vuelta a las obras maestras del arte

Las obras de Vik Muniz serán las primeras de arte contemporáneo en ser exhibidas en Cuba. Foto: Vikmuniz.net

Las obras de Vik Muniz serán las primeras de arte contemporáneo en ser exhibidas en Cuba. Foto: Vikmuniz.net

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

La Galería Real de Pinturas Mauritshuis de La Haya, conocida por su colección de obras de Vermeer, muestra por primera vez arte contemporáneo. Desde este jueves 9 de junio de 2016 y hasta el 4 de septiembre podrá verse Verso, la colección del brasileño Vik Muniz que muestra el reverso de obras maestras.

Muniz ha fotografiado conocidísimas pinturas por la parte de atrás, haciendo después una copia exacta. "Por delante, el cuadro está listo en cuanto el pintor aplica el barniz", explica el artista.
"Pero por detrás cuentan otra historia". Los reversos hablan sobre todo de quienes desde hace cientos de años muestran y cuidan esas obras: propietarios, conservadores, restauradores, museos...

El triángulo rojo que puede verse en La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, de Rembrandt, significa que, en caso de catástrofe, este cuadro tiene prioridad para ser puesto a salvo.

En una de las obras de Muniz se ve una pequeña y vieja placa rodeada de un grueso marco de madera. En medio, alambres, cinta adesiva y varillas de madera y metal atornillados. A derecha e izquierda hay placas de acero con grandes agujeros. Es la parte de atrás de La Gioconda, la obra más famosa de Leonardo Da Vinci, que está fijada a las paredes del Louvre con placas de acero.

Unos sensores miden la humedad del aire. La noche estrellada, de Vincent Van Gogh, está repleta de pegatinas de museos y recuerda a una maleta que ha recorrido medio mundo. En grandes números rojos puede leerse 472.41, como si de un código postal se tratase.

Por el contrario, La joven de la perla de Vermeer, parece una joya cara y frágil fuertemente atornillada en un gruso marco, que a su vez está incluido en una estructura aun mayor.

"Vistos por detrás, algunos cuadros parecen máquinas de la Edad Media", explica Muniz. Al artista basileño le gusta trabajar a partir de obras de arte ya existentes y ha elaborado cuadros a partir de fotografías famosas, pero con chocolate o basura.

Desde hace 15 años está inmerso en Verso. El objetivo del proyecto no es confundir al público, "pero sí desconcertar y propiciar otra mirada". Para conseguir madera para el reverso de la obra de Rembrandt, Muniz compró un árbol en Estados Unidos. También encarga tintas para las etiquetas y lienzos especiales.

Cada agujero de carcoma y cada grieta están copiados a la perfección. "Trabajo como un falsificador, sólo que yo no voy a la cárcel", bromea.

Para la exposición en la Mauritshuis, Muniz ha creado cinco nuevas obras basándose en las piezas del museo, entre ellas La joven de la perla (1665) y Vista de Delft (1660-1661), de Vermeer, así como El jilguero (1654), de Carel Fabricius. En esos casos, quien no pueda aguantar y desee ver a toda costa el frente de los cuadros, sólo debe subir una planta para encontrarse con los originales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)