15 de abril de 2015 12:55

Viena planea construir el edificio más alto del mundo hecho con madera

Dos torres hechas en un 75% con madera se alzarán en Viena con el fin de promover la idea de la construcción amigable con el medio ambiente. Foto: Wikicommons.

Dos torres hechas en un 75% con madera se alzarán en Viena con el fin de promover la idea de la construcción amigable con el medio ambiente. Foto: Wikicommons.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
Agencia EFE

Evolucionar desde las cabañas de madera de los antepasados a los rascacielos bajo el ideal del respeto al medio ambiente y la sostenibilidad. Eso es lo que quieren lograr los impulsores de Hoho, un edificio de 84 metros que, cuando esté listo en 2018, será el más alto del mundo construido con madera.

"Personalmente, pienso que es absolutamente necesario reducir el consumo de energía en la industria de la construcción, y por esta razón el interés en construir con madera es cada vez mayor", explica a EFE Gert Walden, jefe de prensa de RLP Rüdiger Lainer + Partner, el estudio arquitectónico que ha diseñado el proyecto.

Según esta empresa, en la construcción de este edificio, hecho en un 75% con madera, se emitirán 2 800 toneladas de CO2 menos que en una estructura de hormigón, lo que equivale a conducir un coche 40 kilómetros cada día durante 1 300 años.

La idea de HoHo consiste en dos torres hechas en un 75% con madera, una de ellas con una altura de 84 metros y dividida en 25 pisos.

Para reforzar esa impronta ecológica, el plan es usar solo maderas producidas localmente en Austria, donde el 47 por ciento del territorio está cubierto de bosques.

Para los pilares, se usará madera de haya, mientras que las paredes y los techos emplearán pícea, un árbol parecido al abeto.

El uso de la madera y la instalación de paneles solares permitirá que el edificio pueda ser considerado pasivo en lo que respecta al consumo de energía, es decir, será prácticamente autosuficiente en lo que respecta a la calefacción y refrigeración.

Según Walden, el consumo energético en el edificio será de 15 kWh/m²/a (Kilowatios hora por metro cuadrado útil al año), mientras que el consumo medio en Europa es de 130 kWh/m²/a.

El proyecto es una idea de Caroline Palfy, directora ejecutiva de la promotora austríaca Cetus Baudevelopment. Palfy asegura que la razón principal por la cual se escogió la madera como material principal fue por los beneficios medioambientales que aporta en comparación con otros materiales, como el acero o el hormigón.

"Como madre de dos niños, el uso responsable de los recursos es primordial. Por eso queremos que Hoho represente sostenibilidad", argumenta. El coste del proyecto se estima más de USD 70 millones y su filosofía, según Palfy, responde al concepto de "todo bajo un mismo techo".

En este sentido, el edificio pretende reunir el trabajo, el ocio y la familia en un mismo lugar, ofreciendo servicios de hostelería y restauración, apartamentos y oficinas para alquilar y dedicando también un espacio a las áreas de salud, belleza y bienestar.

Un concepto de ciudad inteligente que encaja bien en el entorno en el que está previsto levantar estas torres de madera: Seestadt Aspem, en Viena, un lugar precursor en Europa del desarrollo urbano sostenible y el uso responsable de los recursos.

Pero para que HoHo Viena pueda pasar de los planos a la realidad y estar construido en 2018, sus impulsores deben aún aclarar con las autoridades cuestiones relativas a la seguridad del proyecto. "Necesitamos tener aún los resultados de varias pruebas que aseguren que la seguridad de este edificio de madera es comparable a la de cualquier otro hecho de hormigón", argumenta Christian Wegner, portavoz del servicio de bomberos de Viena.

Desde el estudio de arquitectos se asegura que el sistema de protección contra incendios ha sido diseñado en cooperación con las autoridades urbanísticas y satisface las disposiciones específicas para edificios de madera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)