9 de mayo de 2016 00:00

La vestimenta de cuatro etnias se elabora en Riobamba

Delia Muñoz y Fausto Guamán industrializaron las blusas bordadas de varias nacionalidades, en Riobamba. Foto: Cristina Márquez / EL COMERCIO

Delia Muñoz y Fausto Guamán industrializaron las blusas bordadas de varias nacionalidades, en Riobamba. Foto: Cristina Márquez / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 13
Cristina Márquez

Los colores, los estilos y los bordados con figuras que reflejan parte de la cosmovisión andina se diferencian en las blusas y camisas que viste cada nacionalidad kichwa que habita en el Ecuador.

En Kawsay Cultura Fashion, una empresa que industrializó la moda indígena, se investigan las particularidades que tiene cada cultura asentada en la región andina. Por eso, allí se elaboran prendas de vestir para los puruhaes, cañaris, salasakas y otavalos.

En un mostrador de cristal que se exhibe en el ingreso de la empresa, situada en el norte de Riobamba, las prendas que más llaman la atención son las que tienen coloridas flores bordadas y varios diseños geométricos.

“Esas son las características que identifican a las mujeres puruhaes”, dice Martha Guamán, responsable del área de diseño e investigación cultural de la empresa. Es que los diseños de las blusas incluyen pequeñas líneas simétricas que forman figuras como triángulos, ‘churos’, rectángulos y otras formas.

Cada figura representa un elemento de la cosmovisión indígena o una filosofía de la nacionalidad Puruhá. Las líneas que forman picos que se unen entre sí, por ejemplo, representan la herencia generacional. Estas se complementan con adornos de la naturaleza y otra simbología.

“Significa que los conocimientos, la sabiduría y los valores se transmiten a cada generación de una familia. Así no olvidamos quienes somos, quienes nos antecedieron y lo que nos enseñaron. Lo recordamos cada vez que nos vemos en el espejo”, dice Guamán.
De hecho, ese concepto inspiró la creación de la empresa en el 2000. En esa época Delia Muñoz y su esposo Francisco Guamán tejían bolsos y fajas (prendas para la cintura), y bordaban blusas puruhaes para venderlas en los mercados de Riobamba.

Pero las jóvenes indígenas no mostraban mucho interés. Es que los hilos gruesos hechos con fibras de lana de borrego y las telas rústicas y pesadas que vestían las abuelas ya no se ajustaban a su nueva rutina como estudiantes universitarias y ejecutivas de las cooperativas de ahorro y crédito.

La idea de motivarlas a volver al traje originario y sentirse orgullosas de lucir prendas más vistosas, los incentivó a darle un giro a su negocio. Los nuevos diseños, los escotes y transparencias de las nuevas telas transformaron los atuendos antiguos en ropa moderna, juvenil y ligada a la identidad de la cultura Puruhá.

Además, el que personalidades importantes como el presidente Rafael Correa, y la presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira, lucieran estos diseños con motivos andinos también catapultó su negocio.

Tras unos meses de promoción, los diseños puruhaes se volvieron una moda que incluso las jóvenes mestizas querían lucir. Así se consolidó Kawsay Cultura Fashion y hoy es una de las empresas distribuidoras de blusas andinas más grandes del Ecuador.

“La moda indígena se volvió una industria. Pero se debe a que damos a las jóvenes diseños atractivos, divertidos y coquetos, pero sin que esto signifique perder la identidad”, cuenta Delia Muñoz, la propietaria del negocio.

Las blusas salasakas fueron las siguientes en la lista de productos de la empresa. Esas prendas se caracterizan por las tonalidades fuertes y sobrias como los azules, verdes y amarillos. Además se bordan flores y el escote en el cuello es más pronunciado que el tradicional.

“Para nosotros es importante entender las diferencias en la vestimenta de cada cultura, porque así diseñamos prendas exclusivas para cada nacionalidad y las jóvenes se sienten identificadas con la ropa”, dice Francisco Guamán, también propietario de la empresa.

Las blusas de Kawsay Cultura Fashion se envían a provincias como Cañar, Imbabura (en particular a Otavalo), Tungurahua y a todos los cantones de Chimborazo.

Pero estas prendas también son demandadas en países como Venezuela y Estados Unidos, donde se radicaron los migrantes indígenas de las comunidades. Muchos quienes regresan al país, llevan grandes cantidades de estas prendas para venderlas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (1)