16 de noviembre de 2014 00:59

Un vehículo submarino y ecológico ya se utiliza

El vehículo cuenta con tanques de oxígeno que permiten a los usuarios del biplaza  navegar en él. Foto: Cortesía: Rinspeed

El vehículo cuenta con tanques de oxígeno que permiten a los usuarios del biplaza navegar en él. Foto: Cortesía: Rinspeed

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 25
Contento 18
Lucia Vasconez

Redacción Sociedad.  (I)

¿Alguna vez se imaginó poder sumergirse en el fondo del mar en su vehículo, al estilo James Bond? Pues ahora esto es posible.

Frank M. Rinderknecht, visionario del automóvil y jefe del fabricante suizo Rinspeed, ha convertido la ciencia ficción en realidad. Él creó SQuba, el primer vehículo submarino convertible con el que se podrá bucear a una profundidad de 10 metros. Para ello, este auto cuenta con tres motores, uno para la propulsión en la superficie y los otros dos que hacen posibles sus inmersiones.

Tiene una cabina totalmente abierta, lo que garantiza la seguridad de sus ocupantes en caso de emergencia y, a la vez, lo vuelve mucho más liviano. Esto, porque 2 metros cúbicos de aire comprimido por una cabina cerrada significarían
2 toneladas más de peso para el automotor.

Los ocupantes del vehículo pueden respirar mientras disfrutan del mar, gracias a un depósito de aire comprimido similar al que utilizan los submarinistas, por ello, el biplaza cuenta con tanques de oxígeno, que garantizan el suministro por varias horas.

El fabricante asegura que este modelo “es ecológico”, ya que sus tres motores usan energía eléctrica con baterías de ion-litio y los lubricantes usados son biodegradables, lo que evitaría que cuando ingrese al mar, los químicos se puedan mezclar con el agua.

Uno de los motores del Rinspeed SQuba se utiliza para la propulsión terrestre y los otros dos para la marítima. Además, incorpora todo tipo de sistemas de ahorro de energía, como por ejemplo un sistema de alumbrado compuesto únicamente por focos LED.

Asimismo, el vehículo cuenta con un sistema de dirección mediante el uso de láser, que permite al vehículo conducirse de forma autónoma y sin intervención del conductor o del copiloto.
Una tecnología similar a los automotores que se manejan de forma autónoma, como el Google car o el Audi.

En tierra es capaz de alcanzar los 120 km/h y de acelerar de
0 a 80 km en apenas 7,1 segundos. Pero sobre el agua es capaz de navegar hasta 6 km/h y bajo él ‘bucea’ a 3 km/h. Eso sí, sus inmersiones no son muy profundas, ya que no puede superar los 10 metros.

El SQuba se maneja bajo la filosofía de que “me permite ser uno con los elementos de la naturaleza y sumergirme en un nuevo y fascinante mundo”.

Este vehículo usa la tecnología suiza Esoro, tanto en sus motores como en sus componentes tecnológicos, de diseño y de ingeniería. Esta firma ha trabajado durante 17 años en el desarrollo de productos y piezas para automotores alrededor del mundo.

Las llantas, en cambio, son creadas por la empresa alemana AEZ. Este diseño hace que sea posible que pueda pasar del calor del suelo al frío del agua sin que exista ningún desgaste o se dañe el caucho del neumático. Esta firma ha trabajado en varios modelos de la compañía Rinspeed, como el eXasis lanzado en el 2007.

“El SQuba es un carro que no solo es funcional sino que además convence con su estilo y diseño”, es parte de la filosofía de la compañía Rinspeed. Con esto buscan posicionarse en el mercado mundial de los autos diferentes y multiuso.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (0)