4 de octubre de 2014 22:49

Vegetales, frutos secos y soya, son opciones para reemplazar a la leche

La intolerancia a la lactosa puede ser peligroso para el organismo, ya que es un alimento rico en calcio y vitaminas. Foto: Archivo / EL COMERCIO

La intolerancia a la lactosa puede ser peligroso para el organismo, ya que es un alimento rico en calcio y vitaminas. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 2
Indiferente 6
Sorprendido 21
Contento 0
Redacción Sociedad

Por ser un alimento rico en calcio y vitaminas, la leche es parte fundamental en la dieta de muchas personas. Sin embargo, la intolerancia a la lactosa en el organismo puede privar de este elemento a un segmento de la población. A esto se suman los pacientes de enfermedades crónicas, que en muchos casos, no pueden consumir leche.

Al ser el calcio un mineral necesario para mantener una buena salud ósea, se lo debe ingerir en cantidades adecuadas diariamente. En muchos casos, quienes no toleran la lactosa se arriesgan a padecer la larga lista de problemas e inconvenientes derivados de ese trastorno. Entre ellos la mala digestión, gases, vómitos, y en muchos casos reacciones alérgicas que su organismo experimenta como rebeldía a una sustancia que no considera necesaria para funcionar correctamente.

Pese a esto, para quienes no pueden consumir lácteos, hay una serie de productos que pueden sustituir el valor nutricional de la leche.

Los vegetales, por ejemplo, contienen un alto porcentaje de calcio, así que se puede incluir en la dieta cebollas, coliflor, brócoli, col y lechuga.

Otra opción son los frutos secos, ya que además de ser ricos en proteínas, son una gran fuente de fibras y grasas insaturadas. Ese es el caso de las almendras, que posee vitaminas A, B y E. Además de ser una fuente de potasio, zinc, magnesio, hierro, cobre, selenio, manganeso, fosforo y ácido fólico. Otra propiedad de las almendras es que disminuyen el colesterol y mejoran la circulación sanguínea.

Si además de obtener la dosis necesaria de calcio, desea saborear la textura de una fruta, puede consumir coco rallado y hacer un batido saludable.

Pero eso no es todo. Existen una gran cantidad de leches vegetales que aportan nutrientes de toda clase, con las propiedades que cada componente les brinda. Algunos ejemplos pueden ser la leche de avena o de soya.

La intolerancia a la lactosa es un trastorno que muchas veces se lo asocia indirectamente a la falta de calcio. Pero como queda dicho, este elemento nutricional también se lo encuentra en otros alimentos que pueden sustituir a la leche.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)