1 de febrero de 2017 00:00

Unos USD 6 000 se invierte por becario

Soledad Vogliano y Daniel Nieves estudian en la residencia de la Universidad Andina.

Soledad Vogliano y Daniel Nieves estudian en la residencia de la Universidad Andina. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 11
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 19
Diego Bravo
Redactor (I)

No está permitido lavar ropa en las habitaciones, tampoco plancharla. Los únicos electrodomésticos que se pueden utilizar son la radio, televisión, secador de cabello y una cafetera pequeña. Se prohíbe el ingreso de mascotas.

Esas son las reglas que, desde hace cuatro meses, la argentina Soledad Vogliano y el colombiano Daniel Nieves, de 32 y 28 años, siguen en la residencia de la Universidad Andina Simón Bolívar mientras cursan su maestría de Investigación en Estudios Latinoamericanos con beca completa. En ese edificio conviven junto a alumnos de otras provincias.

Al ser sudamericanos cumplen con uno de los requisitos para acceder a esa ayuda. Entre otros beneficios, ellos tienen exoneración del pago de colegiatura, seguro médico, libros, alimentación y alojamiento. Lo único que pagaron son aproximadamente USD 800 de matrícula.

En la Andina, para que alguien tenga beca completa, se evalúan las publicaciones, las cartas de recomendación, los ensayos justificativos en los que explican las razones por las cuales postularon para ingresar a ese centro, un trabajo académico de veinte páginas.

En el caso de Vogliano y Nieves, su maestría dura nueve meses y reciben un salario básico de USD 375 mensuales con el que cubren sus gastos personales. No pueden obtener un promedio inferior a 8,5 puntos sobre 10. A futuro, también pueden acceder a una beca para desarrollar la tesis y les otorgan pagos extras de USD 300 por tres meses más, si es que la concluyen a tiempo.

La entrega de becas en las universidades de posgrado se volvió parte del debate luego de que se publicara, a finales del 2016, en el Registro Oficial, la Ley de Extinción de Universidades. En esta se contemplan los nuevos esquemas para la entrega de ayudas, puesto que ahora estas serán reguladas por el organismo rector de la política de becas del Gobierno. Según las autoridades de la Andina, su modelo de entrega de becas “está en riesgo”.

En ese sentido, Juan Ponce, rector de la Flacso, afirma que desconoce cómo será el nuevo esquema de financiamiento. No sabe si los costos de las becas subirán o bajarán de precio porque al cambiar el mecanismo de asignación por las reformas, las ayudas y todo ese proceso pasaría a la Senescyt. “Ya no otorgaremos becas. Haríamos la selección y los que son admitidos en Flacso debieran ir a postular en la Senescyt y ellos serán los encargados…”.

Ante esas dudas, el secretario nacional de Educación Superior, René Ramírez, indicó que las becas continuarán siendo otorgadas con normalidad por los centros de estudios. Además, el objetivo es que se incremente la cantidad de ayudas. Finalmente, él manifestó que hay un presupuesto prorrogado y que no se afectará la entrega de estas.

Actualmente, en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y la Andina hay cientos de estudiantes becados. En la primera se ha invertido USD 12,1 millones en la formación de becarios desde hace cuatro años. En la otra, USD 16,1 millones han sido usados por alumnos de los programas de exoneración de colegiatura, becas parciales, rebajas para gente de la comunidad andina y becas completas, a partir del 2013.

Solamente en las becas completas se ha gastado USD
688 900 en los últimos dos años. Según datos de la U. Andina, 713 jóvenes se han formado bajo esa modalidad en 15 años (2000-2015).

“La residencia es clave para estudiar. No se puede seguir un posgrado y trabajar. Esto requiere una concentración del 100%”, dice Vogliano.

En la Flacso hay historias de estudiantes que dedican todo su tiempo a sus títulos de cuarto nivel. La machaleña Andrea Bravo, de 25 años, se prepara en la maestría de Estudios Socioambientales que dura dos años. Ella es parte de los 94 alumnos que actualmente tienen allí becas con estipendio.

Es decir, ella recibe una remuneración mensual de USD 600 a cambio de trabajar por las tardes como ayudante de cátedra de la profesora Ivette Vallejo. Solo debe pagar la colegiatura. Esto equivale a USD 300 mensuales que le descuentan de su estipendio.

Lo mismo ocurre con Pedro Alarcón, de 39 años, quien cursa desde hace dos años un doctorado en Economía del Desarrollo. En su caso, él recibe cerca de USD 800 para gastos personales y trabaja como profesor. “Son un requisito para el doctorado las mensualidades”.

Ponce dice que las becas de estipendio se entregan a tres grupos: gente de otras provincias, grupos históricamente excluidos y de excelencia académica para quienes tienen buenas notas. Solo en las últimas se debe obtener un promedio mínimo de 8,5 sobre 10 para continuar con la beca.

También, hay ayudas de descuento en la colegiatura que se otorgan a los estudiantes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (2)