21 de marzo de 2017 11:11

El tráfico de piel de burro para China diezma a estos animales en África

En África, cazadores furtivos matan de un martillazo o una puñalada a los burros para exportar la piel y la carne a China. Foto: AFP.

En África, cazadores furtivos matan de un martillazo o una puñalada a los burros para exportar la piel y la carne a China. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

En la región sudafricana de Mogosani, una manada de burros deambula bajo el sol, parándose a su antojo para pacer, ajena a la amenaza que ronda: el tráfico de piel de asno para satisfacer la medicina tradicional china.

Es un tráfico más discreto que el de marfil pero igual de jugoso y desemboca cada año en la muerte de miles de estos animales en África. Su piel se exporta, con frecuencia ilegalmente, a China.

Los habitantes de Mogosani, una localidad de la Provincia del Noroeste, aseguran que desde hace dos años los burros son objetivo bandas de traficantes que los buscan por los campos e incluso en los establos.

“Los ladrones sólo quieren su piel”, explica uno de los granjeros, George Sising. “Nunca habíamos tenido este problema, hasta ahora los asnos se paseaban con total libertad” , añade el sexagenario. “Pero ahora, todos tememos lo que pueda ocurrirles”.

Para los contrabandistas la piel de burro es una materia prima tan codiciada como el marfil de los colmillos de los elefantes o el cuerno de rinoceronte.

La gelatina que contiene carece de valor comercial en África, pero es muy apreciada por la medicina tradicional china para el tratamiento de la anemia y la menopausia. Bajo el nombre de ejiao se administra como bebida o se sirve como aperitivo, acompañada de nueces y semillas.

Para los contrabandistas la piel de burro es una materia prima tan codiciada como el marfil. Foto: AFP.

Para los contrabandistas la piel de burro es una materia prima tan codiciada como el marfil. Foto: AFP.


La carne de burro aprovisiona a los restaurantes del norte de China. En cuanto los traficantes le ponen la mano encima a un animal, sólo dejan el esqueleto. Este comercio internacional es ilegal en Sudáfrica pero mueve, según los expertos, millones de dólares.

La población de burros en China, principal consumidora, cayó de 11 millones en los años 1990 a 6 millones en 2013, según las estadísticas chinas. Los amantes del ejiao se volcaron en África para satisfacer una demanda igual de alta que antes.

Este comercio preocupa sobremanera a la comunidad pobre y desempleada de Mogosani. Para ellos el asno es indispensable para tirar de las carretas en las que cargan la arena o la madera que venden.

“Aquí los empleos escasean, los burros son una fuente de ingresos. Si tienes uno puedes ganarte la vida”, cuenta, Ikgopeleng Tsietsoane, de 25 años.

En octubre pasado desaparecieron seis de sus nueve asnos y los ladrones se esfumaron. “Si no se hace nada, la aldea se quedará pronto sin asnos”, dice, preocupado.

El negocio ilegal dispara el precio de los asnos: de 400 rands (29 euros) a unos 2 000 rands (150 euros) actuales.

Los burros son una fuente de ingresos en Sudáfrica. Foto: AFP.

Los burros son una fuente de ingresos en Sudáfrica. Foto: AFP.

Prueba de la vitalidad de este tráfico, la policía sudafricana se incautó hace dos meses de 5 000 pieles destinadas a China y detuvo a varias personas.

“Recientemente se hallaron pieles en el patio de la taberna de un chino” , afirma el portavoz de la policía del Noroeste, Sabata Mokgwabone.

China niega su participación en este comercio. “Ninguna empresa china importa oficialmente piel de asno de Sudáfrica”, aseguró en enero la embajada china.

En un intento por erradicar el contrabando, las autoridades de la provincia sudafricana del Noroeste comenzaron a negociar un acuerdo de exportación de piel y carne de burro con la región china de Henan.

“El objetivo es generar oportunidades comerciales para los habitantes de las regiones rurales que posean estos animales”, afirma Patrick Leteane, responsable de agricultura de la provincia.

China produce 5 000 toneladas de ejiao cada año, para lo que necesita unos 4 millones de pieles, según una estimación reciente del diario China Daily.

China niega su participación en el comercio de pieles y carne de burros. Foto: AFP.

China niega su participación en el comercio de pieles y carne de burros. Foto: AFP.

La perspectiva de un comienzo de legalización del comercio de asno suscita hostilidad entre los grupos de defensa de los animales.

“Los matan con crueldad, de un martillazo en la cabeza o de una puñalada”, comenta indignado Kabelo Nkoane, de la Unidad de Protección equina de Highveld, que teme una situación similar “a la del contrabando de rinoceronte”.

Botsuana y Kenia decidieron exportar legalmente las pieles de asno. Namibia abrirá pronto un matadero para tratar la carne y la piel antes de enviarlas a China.

Pero estas medidas no impiden el tráfico por lo que otros, como Burkina Faso, Malí, Senegal o Níger, optaron por prohibir la exportación de estos animales a Asia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)