Ericson López siguió la astronomía desde niño

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción Sociedad sociedad@elcomercio.com

Artículos científicos sobre astronomía le llamaron la atención desde que era pequeño.

Cada vez que salía una publicación la leía hasta tratar de comprender cómo funciona el espacio.

Su gusto por la ciencia y en especial por el universo le llevaron a explorar el campo de la ciencia astral y convertirse en el primer astrónomo ecuatoriano.

Se trata de Ericson López, director del Observatorio Astronómico de Quito y docente universitario. Sentado en su despacho y con una sonrisa, recuerda que el gusto por el estudio del cosmos fue algo natural. "Desde pequeño tenía claro que quería dedicarme a las ciencias exactas". A pesar de que tenía un gusto por la Ing. Electrónica, optó por la Física Teórica en la Escuela Politécnica Nacional (EPN) y recibió la mención Summa Cum Laude (reconocimiento académico).

Christian Vásconez es físico teórico de la EPN y menciona que el desarrollo actual de la astronomía en Ecuador se debe en gran parte a las contribuciones individuales que Ericson López ha realizado.

"Su experiencia como educador nos motivó a algunos estudiantes a tomar a la astronomía como una rama de investigación profesional". Vásconez en la actualidad es estudiante de doctorado del Departamento de Física de la Universidad de Calabria en Italia.

Darwin Guango Auqui es estudiante de Física y comenta que Ericson López en una conversación les comentó que cuando hizo el postdoctorado en Estados Unidos tuvo la oportunidad de aprender sobre la astrofísica con científicos internacionales. "Lo más importante es que el doctor nos motiva a que realicemos investigación desde el país".

Cuando el astrofísico estuvo en Rusia conoció al científico que desarrolló una teoría de propagación de ondas electromagnéticas en el espacio. Se trata de Vitaly Ginzburg, premio Nobel de Física-2003 y y autor de los libros clásicos de la astronomía.

López recuerda que cuando habló con Ginzburg se quedó impresionado. Él domina el idioma español, ruso, inglés y portugués. "Mi especialidad en el campo de la astrofísica es similar a la formación y líneas de investigación de Vitaly Ginzburg", señala López.

Retornó al país después de culminar sus estudios, en 1996. "En aquella época no había astrónomos en Ecuador sino aficionados que investigaban por su cuenta". Por ello ingresó al Observatorio con el fin de rescatarlo y convertirlo en un centro de investigación.

Para ser astrónomo se requiere de una preparación en matemática. Por eso la tendencia es formarse primero en ciencias exactas y luego especializarse en astrofísica.

López ahora tiene otro objetivo: a mediano plazo ofrecer un posgrado de esta ciencia en el país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)