13 de noviembre de 2015 00:00

‘Spectre’ revive el doloroso pasado de James Bond

Léa Seydoux es la nueva chica Bond.

Léa Seydoux es la nueva chica Bond. Fotos: outnow.ch

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 10
Fernando Criollo
Redactor (I)
fcriollo@elcomercio.com

En ‘Spectre’, Daniel Craig vuelve a ponerse una vez más al servicio de su Majestad en lo que parecería la culminación de un ciclo que empezó en el 2006 con ‘Casino Royale’, cuando el actor británico se presentaba con las credenciales de un renovado agente secreto.

Ahora Sam Mendes toma el mando de su segunda cinta dentro de la franquicia con el desafío de rebasar las expectativas sembradas en ‘Skyfall’, una cinta de acción trepidante y acertadamente más oscura.

La nueva misión del doble cero empieza en México, en plena conmemoración del Día de los Difuntos –o lo que Hollywood pretende que sea- con un impresionante plano secuencia, que muestra la singular belleza de una ciudad agitada por el impulso de la fiesta popular y donde la cámara sigue una serie de acciones que terminan poniendo al héroe frente a la sombra del nuevo villano. Momento que marca el inicio de un tour que llevará al protagonista alrededor del mundo para resolver un misterio que surge a partir de un mensaje secreto, proveniente del pasado.

Mendes pone en escena su propia visión de Spectre, como una organización que conspira para imponer un nuevo orden mundial a partir del control de la información y el exterminio de la privacidad, reviviendo la pesadilla orwelliana del Gran Hermano.

En ese contexto, aparece Christoph Waltz, un hombre que se confiesa como el causante de los momentos más dolorosos en la vida del agente secreto y que no duda en aprovecharse de la vulnerabilidad de la nueva chica Bond, interpretada por Lea Seydoux con un papel que sin ser memorable transmite una cómplice empatía con el protagonista.

Tras un seductor primer acto, la intriga, el romance y la acción se decantan en un desarrollo regular de la historia en el que se vuelven a retomar los elementos narrativos que luego de 24 episodios se han convertido en marca y fetiche. Extravagantes locaciones, hermosas e intrigantes figuras femeninas, lujosos autos, impecables trajes y vodka martinis son piezas de un atractivo espectáculo que, aunque no termina de sorprender con su final, ofrece un buen momento de entretenimiento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)