29 de noviembre de 2015 12:50

Un sofá de dos metros que se transmuta en tres útiles camas

Cerrado, el Chiara parece un sofá de tres cuerpos común y corriente. Para abrirlo se retiran los cojines. Foto: Víctor Vizuete/ EL COMERCIO.

Cerrado, el Chiara parece un sofá de tres cuerpos común y corriente. Para abrirlo se retiran los cojines. Foto: Víctor Vizuete/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Construir
construir@elcomercio.com (I)

El diseño de muebles y accesorios es directamente proporcional al desarrollo contemporáneo del hombre. De hecho, el mobiliario -en el hogar o en la oficina- forma parte sustancial de la vida de la gente.

Mientras, por un lado, las personas buscan optimizar su hábitat, dotándolo de mayores comodidades y equipamientos; por otro, el valor siempre creciente del suelo hace que los espacios habitables se reduzcan cada vez más, conspirando precisamente contra ese confort y relax que se busca.

¿Cómo congeniar estas dos contradicciones que, curiosamente, se fusionan entre sí? Hay algunas formas, aunque la utilización de los muebles multifunción son una estrategia que cobra cada día más actualidad.

De este tipo es, precisamente, Chiara, una línea de sofás cuya mayor cualidad es transformarse en otros muebles según la necesidad de sus propietarios.

Antonio Turati, de Turati Diseño, una tienda ubicada entre la calle Azuay y la avenida República, resalta la principal cualidad del sofá: la de transformarse hasta en tres camas de una plaza si la ocasión lo amerita.

Cuando se levanta el espaldar, se convierte en una cama de una plaza Dos soportes de acero la sostienen. Foto: Víctor Vizuete/ EL COMERCIO.

Cuando se levanta el espaldar, se convierte en una cama de una plaza Dos soportes de acero la sostienen. Foto: Víctor Vizuete/ EL COMERCIO.

Este sofá es importado de Italia y mide 2 metros de largo, por 95 de ancho y por 95 cm de altura. El asiento se levanta a 45 cm del suelo. Está forrado por diversos materiales como microfibra, cuero, liencillo, chaniles, seda, algodón... Su armazón es de acero, lo que permite al mueble soportar hasta 250 kg de peso.

Con un simple movimiento, explica Turati, la parte inferior se desprende del sofá y aparece una cama de una plaza. Esta se puede colocar en cualquier sitio de la estancia.

Con otro movimiento sencillo, pero de la parte superior, el respaldo del sofá se transforma en otra cama de una plaza, la que es sostenida por dos soportes ubicados en los dos extremos. Estos son de acero y dan una gran estabilidad al camastro.

Es un equipamiento ideal para recibir las visitas y a familiares que no pueden regresar a su casa, explica Torati. Y su precio es de USD 1 700 por unidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)