8 de December de 2013 13:16

Peligrosa 'dieta' amenaza con la muerte a quienes la practican

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Cuando en junio de este año, la modelo Bria Murphy (hija del actor Eddie Murphy) comento en el matinal “Good morning America” lo asombrada que estaba de ciertas prácticas que hacían algunas colegas en su desesperación por mantenerse delgadas, tocó un tema que desde hace años viene sonando, causando extrañeza y preocupación.

Junto con mencionar el abuso de drogas y los lamentables desórdenes alimenticios, Murphy habló de la cotton ball diet” (la dieta de la bola de algodón), y que consistía en sumergir pelotas de algodón quirúrgico en un líquido como jugo de naranja y tragarlo para crear la sensación de estómago lleno.

Inmediatamente, la prensa internacional respondió alertando de esto, sobre todo, tras constatar que en el internet, ya existen videos de adolescentes de no más de 16 años, que “enseñan” cómo realizan esta mal denominada “dieta”, algo parecida al impactante hábito de comer pañuelos desechables por parte de las modelos, que denunció este año la ex editora de Vogue Australia, Kristie Clements.

"Nada bueno puede salir de esto. Absolutamente nada ", dijo la editora del sitio web “Diets in Review”, Brandi Koskie, a ABC News, consultada ante la aparente práctica de la “cotton ball diet”, ya no solo por modelos, sino que también por niñas y adolescentes.

La mujer, también en el programa de ABC, alertó que además, muchos algodones quirúrgicos no son 100% algodón, y por ende, podrían tener poliéster y fibras con químicos. “Tu ropa está hecha de poliéster, por lo que comer una bola de algodón sintético sería como sumergir tu polera en jugo de naranja y comértela”, agregó.

A ese peligro se le suman los de la consecuente malnutrición, la asfixia e incluso la formación de un bezoar, que es una bola que se puede formar con la fibra acumulada en el estómago, y que no es capaz de pasar al intestino.

Lejos de considerarse una dieta, los expertos ya han clasificado esto como un tipo de desorden alimenticio que tiene una cercana relación con el trastorno mental llamado “pica”, como se conoce al antojo de comer cosas que no contienen nutrientes, como la tiza.

“He tenido pacientes que comen cosas como papel o arcilla por el mismo motivo de tratar de calmar el apetito y evitar ganar peso”, dijo Karmyn Eddy, investigadora del programa de desórdenes alimenticios en el Massachusetts General Hospital.

“Esta es, de todas maneras, una mala práctica, y encuentro alarmante que las jóvenes que están haciendo esto no tengan la información para entender lo que les están haciendo a sus cuerpos”, advirtió a la prensa estadounidense.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)