16 de noviembre de 2015 16:24

Reducir la flora intestinal puede combatir la obesidad, según un estudio

Imagen referencial. La flora intestinal de personas con obesidad tiene una composición distinta a la de las personas delgadas. Foto: Flickr/ Tony Alter.

Imagen referencial. La flora intestinal de personas con obesidad tiene una composición distinta a la de las personas delgadas. Foto: Flickr/ Tony Alter.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 6
Contento 5
Agencia EFE

 La reducción de los microorganismos del intestino puede promover el desarrollo de la grasa beige, que absorbe calorías y reduce la obesidad, según un estudio que publica hoy  16 de noviembre de 2015 la revista Nature.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Ginebra descubrieron, con un estudio en ratones, que la ausencia de bacterias y otros microorganismos en el sistema digestivo transforma la grasa blanca en un tipo de grasa marrón, lo que genera una mayor tolerancia a la glucosa y aumenta la sensibilidad a la insulina.

El estudio parte del conocimiento de que la flora intestinal (microbiota) de personas con obesidad tiene una composición específica, distinta a la de personas delgadas. De hecho, los ratones sin microogranismos intestinales que reciben flora de personas obesas tienden a desarrollar obesidad y resistencia a la insulina.

Para confirmar la relación entre la microbiota y la acumulación de grasa, los científicos alimentaron con una dieta alta en calorías a tres grupos de ratones: ratones libres de gérmenes, ratones comunes y ratones previamente tratados con elevadas dosis de antibióticos, que eliminan completamente los microorganismos intestinales.

Mientras que los ratones normales expuestos a la dieta hipercalórica desarrollaron obesidad y resistencia a la insulina, los otros dos grupos permanecieron delgados, mejoraron la sensibilidad a la insulina y toleraban mejor la glucosa.

Además, los científicos observaron cómo en los ratones sin flora intestinal resultó estimulada la creación de grasa beige, que protege frente a la obesidad, de forma similar a cómo se incrementa con el ejercicio físico.

Estos resultados arrojan luz sobre la relación entre la flora bacteriana y la creación de grasa beige, un conocimiento que resultará útil en casos de enfermedades metabólicas y tratamientos contra la obesidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (4)