16 de noviembre de 2015 15:40

Brasil probará durante siete meses una polémica píldora para tratar el cáncer

Imagen referencial. En Brasil se intentará probar la eficacia de la fosfoetanolomina contra el cáncer. Foto: Wikicommons.

Imagen referencial. En Brasil se intentará probar la eficacia de la fosfoetanolomina contra el cáncer. Foto: Wikicommons.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

El Gobierno de Brasil realizará pruebas de laboratorio durante siete meses de una polémica píldora para tratar el cáncer que ya están tomando algunos pacientes gracias a fallos judiciales.

La sustancia, la fosfoetanolamina sintética, ha sido desarrollada por un investigador de la Universidad de Sao Paulo (USP) y podría "tener repercusión mundial", según afirmó hoy 16 de noviembre de 2015 el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Celso Pansera.

Las pruebas se realizarán en laboratorios que tienen convenios con el Gobierno, primero in vitro y en una segunda fase en cobayas.

En un principio, el Gobierno ha solicitado a la USP 500 gramos de la molécula que le está suministrando a los pacientes de cáncer que han recibido autorización judicial para recibir la sustancia, a pesar de que su eficacia no ha sido comprobada.

En un segundo momento, los investigadores del Gobierno sintetizarán la fosfoetanolamina a partir de la fórmula de la USP para realizar más pruebas.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) determinará si las pruebas han tenido éxito y entonces, si el resultado es positivo, la fórmula se comenzaría a probar en humanos. El Gobierno brasileño también anunció que creará una web para divulgar el estado de las investigaciones.

El Ministerio de Salud recomendó que, hasta entonces, los pacientes se abstengan de usar el medicamento experimental, a pesar de que tengan permiso judicial, y, ante todo, que no dejen de usar los tratamientos tradicionales contra el cáncer.

La fosfoetanolamina fue distribuida gratuitamente durante más de una década por la USP, hasta que las autoridades sanitarias la prohibieron por la falta de estudios clínicos acerca de su eficacia. Entonces algunos pacientes con cáncer recurrieron a los tribunales, varios jueces fallaron a su favor y obligaron a la USP a suministrar la sustancia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)