24 de septiembre de 2014 20:32

5 pasos para revivir matrimonios carentes de sexo

Su mujer se negó a tener sexo durante dos meses y él anoto las excusas en una hoja de Excel. Foto: Familia.

Un matrimonio sin sexo es aquel en el que se da la unión sexual 10 veces al año o menos. Foto: El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 6
Indiferente 21
Sorprendido 38
Contento 2
Laura de Jarrín

Para muchas parejas, la intimidad sexual tiende a esfumarse con el tiempo.

La doctora Angela Lee Skurtu, terapeuta y consejera sexual, comenta que ella recibe incontables parejas que le comentan que sus matrimonios por años han venido careciendo de sexo o que los encuentros sexuales son muy escasos. Ellos asisten a terapias sexuales pare reconstruir su conexión, pero les toca luchar en ese camino de la recuperación.

“Para los propósitos de esta discusión, es necesario saber que un matrimonio sin sexo es aquel en el que la unión sexual se da 10 veces al año o menos. En estos matrimonios, el sexo es tan infrecuente que para cuando las parejas lo ejecutan puede parecer extraño, incómodo e incluso involucra una disfunción sexual”, señala Skurtu.

Añade que los matrimonios sin sexo tienden a ser cíclicos de forma natural. Primero, los individuos esperan largos periodos de tiempo entre un encuentro sexual y otro. Durante ese espacio, la presión o tensión se va desarrollando entre los miembros de la pareja. El paso siguiente es que se establecen expectativas mayores sobre la experiencia sexual. Y, cuando tienen sexo, algo sale mal o tan solo no se cumple con las expectativas. Esto lleva a que ambos miembros de la pareja se sientan fracasados y decidan esperar incluso más tiempo antes de volver a tener sexo. Esto, además, se convierte en un círculo vicioso.

Las relaciones se tornan carentes de sexo o ansiosas por falta del mismo debido a una variedad de razones. A veces las parejas, intencionalmente, no establecen momentos para pasarlos juntos. Es difícil tener intimidad cuando no hay una conexión con la pareja. Otras veces, un individuo pudiera desarrollar una disfunción sexual como por ejemplo un desorden orgásmico, una disfunción eréctil, una eyaculación prematura o dolor durante el acto sexual. En lugar de buscar un tratamiento, la persona evita el sexo.

“Cualquiera sea la causa, una vez que las parejas se involucran en este ciclo, se torna difícil romperlo, especialmente si dura más de un año. Luego del año, las parejas empiezan a construir resentimientos entre ellos. La falta de intimidad puede llevar a problemas en otras áreas de la relación”, según Skurtu.

En la terapia sexual, las parejas aprenden a reconstruir su relación en el tiempo y pueden esperar que un terapeuta sexual les asigne tareas diversas para reconstruir la intimidad y les ayude a retomar su confianza y comodidad dentro del campo sexual. Típicamente, la terapia sexual puede durar de seis a 15 sesiones dependiendo de los temas que deban ser solucionados. Se debe buscar esta terapia antes de que sea demasiado tarde.

Consejos para evitar la falta de sexo

1. Haga de su relación una prioridad. Busque tiempo para estar a solas al menos tres veces a la semana. Esto pude incluir una cita nocturna, un paseo juntos, arrullarse antes de ir a la cama, compartir un pasatiempo, tomarse un café en la sala, comer y ejercitarse juntos o cualquier otra cosa que les permita estar a solas.

2. Crear y mantener los rituales de pareja. Estos son hábitos que se comparten entre ambos y son únicos para cada relación. Un ritual puede ser simple o fantástico. Algunos ejemplos incluyen besarse antes de salir de la casa y al llegar a la misma, contarse chistes, compartir lo que han hecho ese día, ver juntos películas románticas.

3. Demostrar regular e intencionalmente el deseo sexual. Muchos esperan sentir la sensualidad antes de iniciar el sexo. La realidad es que durante diversos momentos de la vida, se siente el deseo sexual más o menos. En lugar de esperar, hay que aprender a tomar turnos e intencionalmente realizar aquello que les anima para hacerlo. Lo ideal es que esto se realice al menos una vez a la semana.

4. Coquetear todo el tiempo. Mientras son novios, todos coquetean y comparten textos y mensajes sexuales, hablan y sonríen, coquetea el uno con el otro intentando atraer todo el tiempo a la pareja. Muchos se casan y asumen que el coqueteo ya no es necesario, sin embargo este es el componente clave para darle vida a la relación.

5. Trabajar en ello. Hay que intentar cosas novedosas. Hablar de lo que nos gusta y lo que nos desagrada. Practicar más el romanticismo. Ser afectivo de forma regular. Sin importar lo que se haga, es vital comprender que la intimidad en las relaciones a largo plazo requiere de trabajo por parte de ambos. Mientras los dos estén comprometidos en trabajar en esto, todo saldrá bien.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (0)