9 de agosto de 2016 00:00

Un paseo familiar por 11 montañas de la Sierra centro

Manuel Guayasamín asciende el Casahuala con su hija, de 7 años.

Manuel Guayasamín asciende el Casahuala con su hija, de 7 años. Foto: Cortesía Manuel Guayasamín

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 15
Fabián Maisanche
Redactor (I)

El senderismo es una de las opciones que se puede practicar en 11 montañas de Tungurahua y de Cotopaxi. Las elevaciones montañosas cuentan con senderos y paradas para observar la flora y fauna andina. La travesía dura entre tres y cuatro horas. Esta actividad es una de las opciones que tienen las familias para pasar estas vacaciones o el feriado por el 10 de Agosto.

Manuel Guayasamín, guía de montaña de Tungurahua, explica que el ascenso en baja montaña es propicio para los niños y adolescentes. El profesional comenta que los padres o el guía pueden enseñar sobre el cuidado de la naturaleza y a preparar una mochila con alimentos y bebidas para el viaje. El uso de gorras, chompas abrigadas, calzado de montaña, cortavientos y protector solar es indispensable.

En Tungurahua existen nueve montañas a las que se accede con facilidad desde las principales vías de los cuatro cantones de la provincia. En Mocha, los aventureros deben trasladarse en camionetas hasta las zonas bajas del cerro Puñalica, ubicado a 3 996 metros sobre el nivel del mar. En el ascenso encontrarán almohadillas, pajonales, plantas nativas y pequeñas lagunas.

Esta vegetación andina también se encuentra en el Higualata, Teligote, Mudug y Llimper, que se ubican entre los cantones Pelileo y Patate. Las camionetas de la zona hacen el viaje hasta las faldas de esas montañas por USD 15 o 20.

Julio Ortega, montañista aficionado, recomienda llevar un gorro, guantes, binoculares y dulces. El empresario, de 32 años, menciona que estas montañas son fáciles para ascender, pero por precaución deben portar un mapa, un celular con batería cargada y un pequeño botiquín. “El senderismo se lo puede planificar en familia y delegar responsabilidades a los más pequeños. Desde la cima de estas montañas se observa a las comunidades que se dedican a la ganadería”, asegura Guayasamín.

En Ambato están las estribaciones de Gallo urku y Pilishurco, ubicadas en el occidente de la ciudad. Los vehículos deben avanzar por la vía ecológica con dirección a la parroquia Kisapincha. En el trayecto encontrará señalización que indica los desvíos hacia sus destinos de aventura.

Las vías de dos carriles hacia las comunidades del norte de Ambato están asfaltadas. Tras dos horas de recorrido el paisaje se vuelve pintoresco con sembríos de papas, maíz, cebada, habas y otros vegetales.

“En Kisapincha puede adquirir las famosas prendas de cuero o disfrutar de la gastronomía. En el Pilishurco se debe tener precauciones, porque se encuentran las antenas repetidoras de radio y televisión”, anota Guayasamín.

Para arribar al Casahuala se viaja por la antigua vía Ambato - Guaranda con dirección a la parroquia Pasa. El trayecto se desvía por un camino de tierra que conduce a la represa Mula Corral. A su arribo a la montaña se encontrará con el bosque de papel, ubicado en la zona de amortiguamiento del coloso. Otra de las actividades que se practica es la escalada deportiva, trekking, rappel o el descenso en bicicleta por la vía a Ambato.

Julio Lara, experimentado guía de montaña de Tungurahua, indica que uno de los principales atractivos del Casahuala es escalar por sus muros de roca maciza. Los montañistas recomiendan equiparse con bastones para trekking, guantes térmicos, cuerdas, cascos, polainas, mosquetones y chompas rompevientos.

“Los chicos no deben correr o adelantarse, porque se pueden agitar rápido. Hay que mantener un ritmo de paso y hacer las paradas necesarias para recuperar energías e indicarles a los niños las plantas o los lugares que se pueden divisar”, explica Lara.

Mientras que para ascender al Carihuairazo se ingresa por la Reserva Faunística del Chimborazo. Lara aconseja contar con un guía y un carro todoterreno para ascender a la falda del extinto volcán. “La nieve está en las faldas y es más fácil para los niños. Para ascender a la cumbre hay que tener precaución, porque se pueden perder al no tener buen clima”.

En la provincia de Cotopaxi se encuentran las elevaciones Corazón y Josefo. Para arribar a estas montañas se tiene que viajar en vehículo hacia las zonas de Salcedo y Latacunga, y luego ascender.

Valerio Gómez, guía de la Asociación de Montaña de Cotopaxi, explica que el ascenso al cerro Corazón es fácil. “Un ritmo pausado le permitirá llegar a su destino con tranquilidad”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (1)