18 de junio de 2015 10:41

Papa reclama una revolución verde y arremete contra poderosos y ricos

El Papa publicó hoy, 18 de junio, la encíclica sobre medioambiente en la que advirtió contra el comportamiento suicida de un sistema económico mundial que ha convertido el planeta en un "depósito de porquería". Foto: EFE.

El Papa publicó hoy, 18 de junio, la encíclica sobre medioambiente en la que advirtió contra el comportamiento suicida de un sistema económico mundial que ha convertido el planeta en un "depósito de porquería". Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 17
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 2
Contento 106
Agencia AFP
Ciudad del Vaticano

El papa Francisco reclamó una "revolución valiente" para salvar el planeta, amenazado por el consumismo, en su encíclica sobre el medio ambiente en la que acusa al sistema económico y financiero de ahogar a los pobres.

El documento de casi 200 páginas, que lleva por título 'Laudato si, (Alabado seas) sobre el cuidado de la casa común', fue presentado oficialmente este jueves 18 de junio en el Vaticano.

El texto acusa sin rodeos a la política, a la tecnología y a las finanzas de depredar el medio ambiente y generar pobreza. "La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilo de vida, de producción y de consumo", escribió el Papa.

Francisco acusa a "la política y a las empresas de no estar a la altura de los desafíos mundiales", tras haber hecho un "uso irresponsable de los bienes que Dios ha puesto" en la Tierra. El papa argentino condena con palabras firmes el consumismo y el capitalismo salvaje y los señala como responsables de la degradación de la "madre y hermana Tierra", como la llama.

"La Tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería", lamenta el pontífice. Escuchemos el "gemido de la hermana Tierra", acosada por un brutal cambio climático y la "cultura del descarte", pide.

Se trata de la primera encíclica que se le puede atribuir completamente al pontífice argentino, ya que la precedente fue escrita a cuatro manos con Benedicto XVI. Es un texto "contundente y desafiante", que marcará "un antes y después", según numerosos vaticanistas. "No es neutral, está escrita desde el mundo empobrecido, desde el Sur", comentó el obispo de Aysén (Chile), Luis Infantil, para la página internet Religión Digital.

"Se trata de un llamado a la acción sin ambigüedades", comentó Achim Steiner, director del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). El Papa advierte al mundo en su documento que las "predicciones catastróficas" de los ecologistas "ya no pueden ser miradas con desprecio e ironía" y recuerda que "a las próximas generaciones podríamos dejarles demasiados escombros, desiertos y suciedad".

Francisco recuerda que en el mundo "hay niños que nacen, crecen y mueren dentro de los basureros", explicó el cardenal filipino Luis Antonio Tagle, presidente de Cáritas Internacional durante la presentación a la prensa.

"Hoy cualquier cosa que sea frágil, como el medio ambiente, queda indefensa ante los intereses del mercado divinizado, convertidos en regla absoluta", escribe el Papa. La encíclica verde es un llamado "urgente" a una "valiente revolución cultural" que ponga fin al "desenfreno megalómano", al consumismo, a las desigualdades, recalcó.

Francisco propone ante todo un nuevo modelo de desarrollo, basado en la sobriedad y la solidaridad, y analiza a lo largo de varios capítulos las razones del deterioro del planeta y de cómo las estructuras de poder lo han ocasionado.

"Ha llegado la hora de aceptar cierto decrecimiento en algunas partes del mundo aportando recursos para que se pueda crecer sanamente en otras partes", escribió.

El pontífice argentino exige que se pongan "límites" porque es "insostenible el comportamiento de aquellos que consumen y destruyen más y más, mientras otros no pueden vivir de acuerdo con su dignidad humana".

Francisco denuncia el actual sistema económico mundial que usa la "deuda externa como instrumento de control" y acusa a los países ricos de no reconocer la "deuda ecológica" que tiene con los países en vías de desarrollo.

Tienen una "deuda ecológica" con "los pueblos en vías de desarrollo, donde se encuentran las más importantes reservas de la biosfera y que siguen alimentando el desarrollo de los países más ricos a costa de su presente y de su futuro", recalca.

El pontífice latinoamericano, que se inspiró en San Francisco de Asís, el santo defensor de la naturaleza y los pobres, teme una guerra por el agua, denuncia la pérdida de la biodiversidad y la desigualdad entre regiones ricas y pobres.

El documento está dirigido a todo el mundo, y no sólo a los católicos e invita a reflexionar sobre el inmenso poder que, a través de la ciencia y la tecnología, los más poderosos tienen con "la biotecnología, la informática, el conocimiento de nuestro propio ADN", escribe.

Presentado tan sólo seis meses antes de la cumbre de Naciones Unidas sobre el calentamiento climático, prevista en diciembre en París, el documento influirá en la comunidad internacional. "El sometimiento de la política ante la tecnología y las finanzas se muestra en el fracaso de las cumbres mundiales", lamentó.

Esa posición genera también críticas y reacciones, por lo que no se excluyen campañas en su contra, basadas en estudios científicos y financiadas por el sector petrolero e industrial con inmensos intereses. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (26)
No (1)