12 de abril de 2017 00:00

La oferta de carreras se amplía y se potencia en universidades públicas

En Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Central se cuenta con una clínica, en donde se atiende a las mascotas.

En Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Central se cuenta con una clínica, en donde se atiende a las mascotas. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 13
Diego Bravo
Redactor (I)

Haciendas productoras de lácteos, fábricas de balanceado o industrias de carne con máquinas de faenamiento. Esos son los espacios en donde un médico veterinario puede ejercer y ampliar su campo laboral tras finalizar sus estudios. No solo dedicarse a tratar las dolencias de animales domésticos en pequeños sitios.

Profesionales independientes que visitan granjas ganan entre USD 120 y 200 diarios. En un centro avícola, un veterinario de planta recibe entre USD 1 500 o

2 000 al mes, incluso más si tiene otras responsabilidades. El salario de un nutricionista de animales en una planta de alimentos balanceados sobrepasa los USD 3 000.

Lo detalla Eduardo Aragón, decano de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Central, basado en información levantada de los estudiantes que se graduaron allí.

Hasta el próximo sábado 15 continuarán las postulaciones para cupos en las universidades públicas del país, que empezó el 5. Veterinaria es una de las 1 479 alternativas y no tiene alta demanda como Medicina, Derecho o Administración de Empresas. Disponen de 60 cupos para el próximo curso de nivelación -explica Aragón- y hay un amplio espacio laboral.

De las industrias productoras de alimentos, cuenta el Decano, siempre nos piden profesionales para que trabajen en sus plantas de procesamiento.

Los alumnos que estudian la carrera coinciden con él. Abigaíl Navarrete, de 21 años, cursa primer nivel. Le gusta la clase de fisiología, en la que estudia el funcionamiento del cuerpo de los seres vivos.

“Es difícil y mucha gente se ha retirado”, admite. Está decidida a graduarse y luego buscar trabajo en la industria de producción equina (caballos) o con animales silvestres.

También hay otras opciones como Ingeniería Agronómica, en la que se ofertan 80 cupos para los cursos de nivelación. El decano Antonio Gaybor manifiesta que como parte de las innovaciones se han modificado las mallas curriculares para mejorar la educación. Sumaron materias nuevas como ecología, sistemas de producción o agricultura alternativa. Se eliminaron otras como construcciones rurales.

El campo de trabajo se desarrolla en la producción de flores, palma africana y frutas tropicales para la exportación. Destaca que si alguien aplica en los proyectos del sector público puede ganar USD 1 200.

Para Carlos Cordero, catedrático de economía y exrector de la Universidad del Azuay, ahora se requiere promocionar el panorama laboral de otras profesiones, para que los bachilleres no se inclinen a ramas tradicionales.

Lo que ocurre, apunta, es que los bachilleres en la actualidad no confían en otras carreras y por eso continúan orientándose a Medicina, Administración de Empresas o Abogacía.

En la U. Central hay más opciones como la de Atención Prehospitalaria y Emergencias, que oferta 50 plazas para el propedéutico. Los forman para colaborar en rescates cuando se presentan desastres naturales o accidentes; 360 personas estudiaron allí el semestre pasado.

En otros centros superiores se busca repotenciar facultades y abrir nuevas opciones. Fernando Sandoya, vicerrector de Formación Académica y Profesional de la Universidad Estatal de Guayaquil, comenta que apuntan a que, en un plazo de dos años, se implementen las profesiones de mecatrónica, ingeniería de materiales, logística y telemedicina, agroindustrial.

“Previamente hacemos el análisis de pertinencia y calidad para reclutar profesores expertos en estos campos y que estas carreras sean las del futuro, no pasajeras”.

Otras carreras en la U. Estatal se potencian con la actualización de las mallas curriculares, de acuerdo con las nuevas tecnologías de la información y comunicación. Sandoya anota el caso de Arquitectura, en donde se implementó el uso de impresiones con tecnología 3D en varias materias.

En la Escuela Politécnica del Litoral (Espol) hay un menú nuevo para los bachilleres. Arqueología, Mecatrónica, Materiales, Matemática, Tecnologías de la Información y Diseño de Producto funcionarán desde el próximo mes.

Dalton Noboa, director de Admisiones, dice que con ellas se busca ampliar el abanico para los 220 alumnos que ingresan al curso de nivelación. Los interesados en postular deben visitar este portal web

Los jóvenes, con la nota del Ser Bachiller, pueden escoger la carrera y la universidad en donde desean ser admitidos. Y postular vía Internet.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (1)