24 de octubre de 2015 00:00

Los negocios tienen identidad y sellos tsáchilas

En el Hospital General S. Domingo se instaló un mural hecho sobre óleo con laca y acrílico. Foto: Juan Carlos Pérez / EL COMERCIO.

En el Hospital General S. Domingo se instaló un mural hecho sobre óleo con laca y acrílico. Foto: Juan Carlos Pérez / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
María Victoria Espinosa
Redactora
(F - Contenido Intercultural)

En Santo Domingo de los Tsáchilas hay una nueva tendencia decorativa en espacios públicos relacionada a la cultura tsáchila, originaria del lugar.

En el Grand Hotel Santo Domingo se elaboró un rincón cultural con fotos de hace más de 100 años. Están cubiertas de un vidrio especial que repele el polvo y la humedad.

En estas se observan a Abraham Calazacón, el último gobernador vitalicio tsáchila, con expresidentes como José María Velasco Ibarra. La gerencia del hotel decidió instalarlas porque en la actualidad los turistas buscan conocer la historia de la nacionalidad.

La pared fue pintada de blanco en la parte superior, donde cuelgan las fotos, y en la parte inferior se impuso el crema.
En el local Multiservicios Tierra Tsáchila, en cambio, se exhiben artesanías en varios lugares del local. Sobresalen figuras de tsáchilas, instrumentos musicales e indumentaria nativa de esta etnia.

En la oficina administrativa hay un telar blanco y negro colgado en la pared. Este es utilizado por los hombres tsáchilas como faldas o chumbillina, como se conoce en la nacionalidad. La marca de esta firma lleva la forma de la cabeza de los hombres tsáchilas. Es decir, el cabello rojo hacia adelante.

En la Hostería Kasadasa, en cambio, construyeron las cabañas típicas de la nacionalidad, pero aplicaron una técnica de pulido y lacado en la madera para resistir el clima húmedo de la zona.

En el salón de eventos hay alrededor de 10 fotografías actuales y otras de 1950 y 1960. Los bordes de las imágenes están cubiertas con trenzas de cabuya de aspecto rústico.

En el escenario junto a una guitarra hay una lanza, que los chamanes de esa comunidad utilizan para proteger los lugares de las malas energías.

En los hospitales de Santo Domingo se hicieron murales en los que se combinan las curaciones tradicionales y ancestrales. El más pequeño mide 18 m². Mientras que el más grande tiene 48 m².

Fueron elaborados por el pintor imbabureño Milton Morales. Las gamas de colores usados son verdes, azules, rojos y naranjas, que representan los elementos de la naturaleza.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)