16 de June de 2010 00:00

La negligencia causó cinco desastres

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

Negligencia o falla humana. Esas son las principales causantes de los mayores desastres ecológicos, como el actual del golfo de México, y que han causado daños irreversibles al ser humano, a una diversidad de especies y al medioambiente.Eso ocurrió, por ejemplo, con el derrame de 250 000 barriles de crudo en Prince William Sound, en Alaska. Según las investigaciones, Joseph Jeffrey Hazelwood, capitán del boque Exxon Valdez, admitió haber bebido alcohol antes de que el petrolero zarpara. En el momento de la colisión con un arrecife, él y parte de la tripulación estaban dormidos.

Exxon terminó pagando USD 125 millones en sanciones criminales, así como USD 900 millones en penas civiles y daños. Pero el impacto ambiental persiste.

El desastre de la planta nuclear de Chernóbil (Ucrania), considerado el mayor de todos los tiempos, ocurrió cuando se hacían ensayos. En el de Bhopal, India (1984), sucedió con un insecticida que ya estaba prohibido en otros países.

Aún más , por acción humana ocurrió la tragedia que causó el incendio de los pozos petroleros en Kuwait. Pues fue provocada como parte de la Guerra del Golfo.

Y lo que ocurre con la fuga de crudo en la plataforma Deepwater Horizon, en el golfo de México -considerado como uno de los mayores desastres en el planeta- también es atribuido a la negligencia. Hay quienes dicen que British Petroleum saltó varios pazos del procedimiento para la exploración petrolera, lo que causó el desastre. Incluso hay un intento de transferir responsabilidades a empresas subsidiarias. A diario se derraman 800 000 litros de petróleo en el mar.

La mancha ya alcanzó a las costas de Luisiana. Allí empantanó y asfixió a muchos animales que viven en una costa excepcional constituida, en gran parte, por pantanos y manglares. De hecho, 20 000 personas se ocupan de limpiar 130 kilómetros costeros.

Más de 600 especies animales, especialmente el pelícano marrón y una tortuga marina, ya están en peligro, amenazados por la capa de petróleo. 134 especies de aves, 445 de peces, 45 de mamíferos y 32 de reptiles y anfibios -ranas, lagartos y serpientes de mar-son afectados por esta marea, según el Departamento de Vida Silvestre y de Pesca de Luisiana.

Los tiburones huyeron del golfo de México. Tortugas, delfines, aves y crustáceos son algunas de las víctimas identificadas.

“Había no solo petróleo en la superficie, sino también en la columna de agua hasta por lo menos 10 metros de profundidad, y eso afecta a toda la vida acuática. La concentración de estos productos se acumula en la cadena de vida y se halla en todos los animales que dependen de ella”, expresó el oceanógrafo J. M. Cousteau.

Entretanto, el presidente de EE.UU., Barack Obama, visitó por dos días la zona del desastre. A su regreso anunciará la designación de un funcionario que supervise las tareas de recuperación.

A su vez, Cuba toma precauciones, con la ayuda de Venezuela, ante un eventual impacto en sus costas de la marea negra que avanza desde el golfo de México.

Chernóbil, Ucrania

El mayor desastre de la historia

La noche del 26 de abril de 1986 una prueba en la estación nuclear soviética de Chernóbil 1, en Ucrania, ocasionó la explosión del reactor número 4. Hoy es el símbolo del mayor desastre ambiental causado por el hombre.

Este horror contaminó más de 160 000 km², mató a entre 30 000 y 300 000 personas (una cifra exacta de víctimas probablemente nunca se conocerá), y dejó unos 375 000 evacuados. Además, 7 millones de personas de Bielorrusia, Rusia y Ucrania sufrieron problemas de salud, en especial, cáncer de tiroides y leucemia. Y se teme que los casos de tumores y deformaciones genéticas sigan en aumento.

Un informe de Naciones Unidas reveló que solo a partir de 2016 se sabrá el número total de personas propensas a desarrollar enfermedades graves a raíz de la radiación a la que fueron expuestas.

Ahora, toda Europa afronta el peligro que suponen las grietas del sarcófago que cubre al reactor averiado.

Kuwait

700 pozos de petróleo ardieron

Cuando la guerra del Golfo Pérsico llegaba a su término, en 1991, el entonces gobernante de Iraq, Saddam Hussein, hizo estallar más de 700 pozos petroleros. Esa fue su reacción a la derrota militar en Kuwait.

Los incendios provocados, que se prolongaron durante unos siete meses, provocaron unas de las mayores catástrofes ecológicas en las tres últimas décadas.

La zona del golfo, además, resultó afectada por el humo, hollín y ceniza.

En noviembre de 1991, el entonces director de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Zou Jingmeng, presentó un diagnóstico impactante de los efectos de los gases producidos por los pozos de petróleo incendiados en Kuwait. El funcionario señaló que esta catástrofe generó cambios climáticos.

Y los impactos se sintieron también en China, donde, según el reporte de la OMM, de mayo a julio de ese año se produjeron grandes inundaciones en zonas donde no son habituales.

Bhopal, India

Fuga de plaguicida segó 15 000 vidas

La fuga de 42 toneladas de isocianato de metilo, en una planta de pesticidas de Bhopal, en la India, mató a 15 000 personas, niños en su mayor parte.

El escape ocurrió en la fábrica de plaguicidas de la empresa Unión Carbide. En la actualidad, según las autoridades indias, más de 100 000 personas siguen sufriendo enfermedades crónicas y debilitantes para las cuales no se ha encontrado un tratamiento eficaz.

El lugar donde se encontraba la planta aún no ha sido limpiado, con lo que los residuos tóxicos siguen contaminando el medioambiente y el agua. Además, la Justicia aplicó ocho penas leves a los responsables de la fuga del plaguicida y de las miles de muertes.

La catástrofe tuvo lugar después de que la fabricación de ese plaguicida ya había sido prohibida en Estados Unidos.

Además, esa tragedia reveló la carencia de medidas de seguridad en las fábricas de producción química de ese país.

Alaska

Un derrame de 1989 que aún causa daños

Era el mediodía del 24 de marzo de 1989, en la bahía de Prince William Sound, en Alaska. El buque petrolero Exxon Valdez chocó contra un arrecife, lo que provocó un derrame de 250 000 barriles (más de 38 000 toneladas, el equivalente a llenar 125 albercas de tamaño olímpico) de crudo. La mancha se extendió sobre más de 2 000 km de costa, provocando la peor tragedia ecológica que haya vivido Alaska en toda su historia.

Hoy aún se detectan manchas en la región y, en algunos casos, tan tóxicas como era a las pocas semanas del accidente.

Durante la limpieza fueron encontrados los cuerpos de más de 35 000 pájaros, más de 1 000 nutrias de mar.

Cálculos posteriores señalaron la muerte de más de 250 000 aves, 3 000 nutrias de mar, 300 focas, 250 águilas calvas y más de 22 orcas y miles de millones de salmones y arenques. También se afectó a miles de pescadores que dependían de los recursos pesqueros de esta zona.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)