19 de febrero de 2015 11:59

FAO desarrolla software para proteger a tiburones en peligro de extinción

Gran parte de las muertes de los tiburones se debe a que luego de cercenar sus aletas los cazadores devuelven al animal moribundo al mar. Foto: Archivo.

Gran parte de las muertes de los tiburones se debe a que luego de cercenar sus aletas los cazadores devuelven al animal moribundo al mar. Foto: Archivo.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia EFE

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) desarrolló una herramienta digital para "proteger a las especies de tiburones en peligro de extinción y combatir el comercio ilegal" de aletas.

"El nuevo programa informático, denominado en inglés iSharkFin, ayudará a proteger a las especies de tiburones en peligro de extinción y a combatir el comercio ilegal de aletas de tiburón", informó hoy, 19 de febrero, la organización con sede en Roma en un comunicado.

Se trata de una iniciativa cuya labor de desarrollo comenzó en 2013 y que en la que ha trabajado también la Universidad de Vigo (España).

La FAO explicó que este sistema informático "se basa en técnicas de aprendizaje automático" y está dirigido a "inspectores portuarios, agentes de aduanas, inspectores de mercados y comerciantes de pescado que carecen de capacitación taxonómica formal".

El programa permite introducir una fotografía del tiburón para elegir "algunos puntos clave de la forma de la aleta -además de identificar otras características-", y después "un algoritmo compara la información con su banco de memoria e identifica la especie".

El proceso tarda alrededor de cinco minutos, aseguró la organización de la ONU, y "puede identificar 35 especies de tiburones a partir de sus aletas dorsales -la más conocida, en la parte superior del animal- y siete mediante las aletas pectorales que tiene debajo".

Con este sistema, la FAO pretende proteger a un animal del que, según sus estimaciones, al año mueren más de 73 millones de ejemplares, o lo que es lo mismo, "más de un 6 % de la población total".

"Este número es superior a la tasa considerada sostenible para un animal que necesita mucho tiempo para madurar y tiene pocas crías y es cuatro veces superior a la cifra registrada por la FAO sobre la base de estadísticas oficiales", agregó la organización.

Parte de estas muertes, explicó la FAO, se producen después de cercenar sus aletas "y devolver el animal moribundo de nuevo al mar", una práctica que ha sido declarada ilegal por muchas naciones, que insisten en que "las aletas pueden ser objeto de comercio sólo si se lleva a tierra el cuerpo completo".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)