5 de agosto de 2015 19:17

Mutilación genital afecta a 30 millones de mujeres dice activista Koso-Thomas

La mutilación consiste en cortar los labios menores y mayores del área genital o el clítoris, o suturar la vulva para dejar solo un espacio para la salida de la orina y el flujo menstrual. Foto: Flickr/ MONUSCO

La mutilación consiste en cortar los labios menores y mayores del área genital o el clítoris, o suturar la vulva para dejar solo un espacio para la salida de la orina y el flujo menstrual. Foto: Flickr/ MONUSCO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

La mutilación genital femenina (MGF) es una práctica endémica en 28 países africanos y entre las poblaciones inmigrantes en Europa y América, que afecta a más de 30 millones de mujeres, indicó este 5 de agosto en Ciudad de México la médica y activista Olayinka Aina Koso-Thomas.

"Es necesario ejercer más presión en los Gobiernos nacionales y entablar un debate sobre el tema, así como proteger los derechos de las mujeres para propiciar que vivan saludablemente y tengan vidas productivas", destacó Koso-Thomas durante una intervención en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La activista nigeriana divulgó estos datos en la conferencia magistral 'Riesgos de salud asociados a la MGF y estrategias para su erradicación. La experiencia de Sierra Leona', que contrastan con los más de 140 millones de casos de mujeres y niños denunciados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La MGF consiste en cortar los labios menores y mayores del área genital o el clítoris, o suturar la vulva para dejar solo un espacio para la salida de la orina y el flujo menstrual, explicó. "Hoy se somete a personas de cualquier edad a la MGF, aunque tradicionalmente se practicaba justo antes de la pubertad. En tiempos previos, el periodo de iniciación duraba de uno a dos años; hoy puede ser tan corto como una semana", expuso.  Dijo que no existe evidencia científica de que "esta mutilación confiera virtudes y lealtades femeninas; no obstante, aún persiste".

Koso-Thomas, de 78 años, es ginecóloga y activista de los derechos humanos y durante su trabajo en hospitales en Sierra Leona ha sido testigo del sufrimiento, infecciones y daños psicológicos causados por la mutilación genital en las mujeres, lo que la llevó a trabajar en contra de esa práctica. "No hay una escala de crueldad para medir la agonía y el dolor infligidos, pero hay graves consecuencias de salud derivadas de esta operación como dolor, shock, sangrado incontrolable, molestias al orinar y al menstruar, ruptura de útero, fístulas, problemas emocionales e incluso la muerte", señaló.

La activista, quien también es Premio Príncipe de Asturias en Cooperación Internacional, consideró que la MGF parece parte de "una conspiración para negarle educación y garantías legales a las mujeres" ya que es un mecanismo que las mantiene sujetas a todos los niveles de servidumbre por sus contrapartes masculinas.

"En tales condiciones, ellas no han podido hacer contribuciones significativas a las economías de sus países", apuntó Koso-Thomas, quien es doctora honoris causa por la UNAM. Dijo que si bien se han dado mociones importantes para erradicar la práctica, sólo tras enfrentar diversos obstáculos se registraron progresos.

"Un número importante de naciones en África y Europa ya instituyeron leyes para prohibirla y considerarla ilegal, pero ha sido difícil", apuntó. Koso-Thomas espera que con el paso del tiempo y la extensión de oportunidades educativas "surja una nueva generación de mujeres que vea esto como una intervención física dañina e innecesaria que no solo destruye partes de sus cuerpos, sino que causa debilidad física y deterioro psicológico, por lo que no tiene lugar en una sociedad progresista".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)