14 de julio de 2014 00:00

La música del campeón, el sonido de Alemania

James Kottak, baterista de Scorpions. Foto: AFP

James Kottak, baterista de Scorpions. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 0
Redacción Entretenimiento

En honor al nuevo soberano del fútbol mundial, hacemos un recuento a los actos musicales de exportación del país de Lan, Klose, Schweinsteiger, Müller y compañía.

Aunque el mayor aporte de los territorios germanos para la música mundial ha sido sin lugar a dudas las partituras académicas que dejaron inmortales nombres como Bach, Beethoven, Schubert, Brahms, Schumann o Wagner, desde el siglo XX la marca de los sonidos teutones en diferentes géneros populares no ha pasado desapercibida y hoy en día es el tercer mercado musical más grande del mundo después de EE.UU. y el Reino Unido. Sus aportes han influenciado al rock, pop, electro y hip hop contemporáneos con actos que lograron conquistar audiencias a los dos lados del Atlántico. A continuación, hacemos un repaso a los cinco más importantes.

Kraftwerk
Esta agrupación nacida en 1970 definitivamente es la pionera de la música electrónica como se la conoce hoy en día. Fueron de los primeros ensambles en usar únicamente instrumentos electrónicos y bases rítmicas repetitivas. Aunque su popularidad tiene un estatus de culto, su influencia en todo acto que haga uso de computadoras hoy en día es innegable. Como bien señalara el diario The Observer, "desde los Beatles, ninguna banda ha dado tanto a la cultura pop como Kraftwerk".

Scorpions
Aunque se formaron en 1965, fue desde finales de los 70 que Scorpions, con sus temas de heavy metal en inglés, se convirtió en la única banda del estilo en su país en alcanzar popularidad a nivel mundial. Sin embargo, el pico de su fama se dio a inicios de los 90 cuando lanzaron el sencillo Wind of Change, una balada que los llevó a nuevas audiencias y que los vio adecuarse a ellas, transformando su heavy y hard rock en baladas rock. El grupo ha vendido cerca de 100 millones de discos en todo el mundo.

Los 'One Hit Wonders'
En la década de los 80 el pop alemán cruzó el charco en algunas ocasiones con éxitos en inglés que fueron bien recibidos tanto en Europa como en América. Todos guardaban similitudes en el estilo del synthpop y europop de la época. El primer gran 'hit' fue 99 Luftballons de Nena, una canción de la nueva ola alemana que fue número uno en varios países del mundo en 1983 y que es referenciada hasta hoy en la cultura pop (películas y series). Un año después llegó Big In Japan del grupo Alphaville. Este tema llegó a ser número uno en el chart de música dance de la Billboard y se bailó en todo el continente. Lo mismo aconteció con Modern Talking quienes colaron dos sencillos exitosos fuera de sus fronteras: You're my Heart You're my Soul de 1984 y Brother Louie de 1986. Ambos fueron oro en varios países y aún son referencias del sonido de los 80 alemán. Para los 90, Alemania volvió a la palestra del pop momentáneo cuando Lou Bega tuvo un masivo éxito con su tema Mambo N.5 de 1999 en el que sampleó un instrumental de 1949 del cubano Pérez Prado para crear la canción más popular de ese verano.

Milli Vanilli
Los rostros más representativos, para bien y para mal, del pop alemán ochentero eran este dúo que con su álbum debut 'Girl You Know Is True' (1989) consiguieron el Grammy al Mejor Artista Nuevo y se catapultaron como uno de los actos más importantes de la década. Sin embargo, tras un afamado escándalo que develó que ninguno de los dos miembros cantaba en los discos, la reputación del grupo terminó en la lona. Sin embargo, canciones como Baby Don't Forget My Number, Blame It on the Rain, I'm Gonna Miss You o la que le dio el nombre al disco aún son parte del repertorio de cualquier ser humano que vivió a finales de los 80.

Rammstein
El rock y el metal alemán tienen infinidad de representantes que gozan de reconocimiento mundial dentro de sus congéneres. No obstante, la banda Rammstein es la única que logró hacer desde 1994 un 'crossover' más allá de esos géneros, llegando a expandir su popularidad incluso con nichos radiales de corte alternativo y pop. Por ser representantes del metal industrial alemán, aquel que combina la distorsión con elementos de música electrónica, y haber cosechado una gran masa de fans a nivel internacional vendiendo 35 millones de discos a nivel mundial pese a cantar en su idioma, Rammstein es un digno representante de los sonidos germanos.

Menciones de honor
El DJ y productor Paul van Dyk es uno de los más grandes representantes del trance, ritmo acuñado en tierras germanas. Pese a que la electrónica sigue siendo un ritmo subterráneo, Paul ha vendido más de tres millones de discos a nivel mundial. Lo propio podría decirse de los roqueros Tokio Hotel quienes empezaron cuando apenas eran adolescentes (13 años en el 2001). Han logrado vender a la fecha un millón quinientas mil copias de sus discos y gozan una particularidad popularidad en Latinoamérica donde en el 2008 fueron nombrados como Artista del Año por la cadena MTVLA.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)