2 de febrero de 2017 12:16

Municipio de Rumiñahui endurecerá las sanciones para comerciantes ambulantes de mascotas

Un grupo de gatitos permaneces en un caja de cartón. Foto: Facebook

Un grupo de gatos permaneces en un caja de cartón. Foto: Facebook Peludos Pacaru

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 40
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Gabriela Castellanos
Redactora (I)

La venta informal de animales en Sangolquí preocupa a las organizaciones de protección animal desde hace varios años. A pesar de que existe la Ordenanza 007 – 2014, que prohíbe las ventas ambulantes de animales de compañía, esto sigue ocurriendo.

Un ejemplo de la situación se viralizó en redes la última semana de enero de 2017. La Fundación Segunda Oportunidad compartió dos fotografías. En una se puede ver a dos mujeres caminar con una canasta en sus brazos. En la segunda imagen se aprecian dos cachorros al fondo de un basurero. Las imágenes, dice la organización, fueron tomadas en la feria libre que se realiza en Sangolquí.


El 31 de enero se reunieron en el Municipio organizaciones de protección animal para exponer sus inquietudes y hablar también con los comerciantes. El concejal Rubén Puma dijo que en esta reunión se explicó a los comerciantes que la venta ambulatoria de animales está prohibida y que se realizarán controles más exhaustivos. “Vamos a reformar la ordenanza para endurecer las sanciones y continuar con las campañas de esterilización”, indicó.

Este no es el primer acercamiento que tienen con el GAD, asegura Ana Mejía, de la organización Pacaru (Patitas Callejeras de Rumiñahui). Y la ordenanza vigente no ha rendido los frutos esperados, pues hasta la semana pasada se encontraron animales abandonados luego de la feria.

“Los vendedores tenían en pésimas condiciones a los animales; en una caja pequeñísima meten 15 o 20 gatos, entonces por lo general los animales mueren ahogados y asfixiados en medio de los excrementos de las gallinas”, cuenta Ana Mejía. Además denuncia que aquellos animales que no eran vendidos eran arrojados a la basura.


Casi dos años después de la aprobación de la ordenanza en el Concejo Municipal, las ventas no han parado. “Es un problema cultural y de hecho el Municipio ha hecho los esfuerzos para atacar ese problema”, opina el concejal Puma.

Por esta razón han decidido endurecer las penas porque “obviamente nos hemos dado cuenta de que hasta el momento hemos seguido teniendo problemas y no hemos podido evitar que la gente siga con la venta de mascotas”, reconoció.

Los grupos animalistas quedaron a la espera de que los compromisos se concreten y exista un mayor control sobre las ventas ambulantes. Las autoridades pidieron a la ciudadanía estar atentos y vigilar que la norma se cumpla. Si observa comercio ambulante de animales de compañía puede denunciarlo a la Policía Municipal y a la Comisaría.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (26)
No (4)