15 de marzo de 2016 20:04

Una de cada cien mujeres infectadas de zika al principio del embarazo puede tener un bebé con microcefalia

Estuido de embnarazxada

El análisis de los científicos se basa en los datos de la epidemia de zika de 2013-2014 en la Polinesia francesa, que afectó al 66% de la población. Foto Referencial: Pixabay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

Una de cada cien mujeres infectadas por el virus zika durante el primer trimestre del embarazo puede dar a luz un hijo aquejado de microcefalia, una grave malformación de la cabeza, es decir una proporción 50 veces superior a la normal, según el primer estudio que cuantifica el riesgo, realizado por el Instituto Pasteur.

“El primer trimestre del embarazo es el de mayor riesgo, el más crítico” , dijo a la AFP el doctor Simon Cauchemez, principal autor del estudio, basado en cálculos matemáticos, publicado en la revista médica The Lancet.

El análisis de los científicos se basa en los datos de la epidemia de zika de 2013-2014 en la Polinesia francesa, que afectó al 66% de la población, y en la identificación retrospectiva de todos los casos de microcefalia ocurridos en un periodo de 23 meses entre septiembre de 2013 y julio de 2015.

Según sus cálculos, “el 1% de los fetos o recién nacidos de madres infectadas durante el primer trimestre de embarazo están aquejados de microcefalia, cuando el riesgo en tiempo normal es sólo de un 0,02%, cincuenta veces menor ” .

“Este nivel de riesgo por mujer embarazada infectada es más bajo que con otras infecciones virales asociadas a lesiones cerebrales durante el embarazo” , subraya este biólogo de Pasteur. En el caso de la rubeola contraída el primer trimestre del embarazo, el riesgo de complicación grave es del 38% al 100%.

No obstante, estos resultados siguen siendo inquietantes porque contrariamente a la rubeola, que afecta a menos de 10 mujeres embarazadas al año en un país como Francia y además tiene vacuna, la proporción de personas infectadas durante una epidemia de zika puede superar el 50% y “esto se convierte en un problema de salud pública” , señala Cauchemez.

Otros estudios son necesarios para saber si la presencia de indicios clínicos de la infección de zika en la madre aumenta el riesgo de microcefalia.

También queda por aclarar si las forma de infección de zika sin síntomas plantean un riesgo para el feto, subrayó recientemente el doctor Eric Rubin, de Harvard (Boston, EEUU) en The New England Journal of Medicine (NEJM) .

Este punto es muy importante poque “la mayor parte de las infecciones por el virus zika, generalmente benignas, pasan desapercibidas” , señala el doctor Cauchemez. “Pensamos que un 80% de personas infectadas no tienen síntomas” , dice, citando un estudio del NEJM en la isla de Yap (Pacífico) .

¿Riesgo uniforme o variable? 

Estos resultados apoyan las recomendaciones de la OMS a las mujeres embarazadas de que se protejan contra las picaduras de mosquitos, sobre todo los tres primeros meses de embarazo, según el profesor Arnaud Fontanet, coautor del estudio.

Las mujeres embarazadas deben ser protegidas además contra una posible transmisión sexual del virus, de la que se han señalado algunos casos.

El estudio evidenció ocho casos de microcefalia, siete de ellos aparecidos durante los cuatro meses siguientes a la epidemia de zika, según los estudiosos.

En un comentario que acompaña el artículo la doctora brasileña Laura Rodrigues, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, señala que “ la constatación del riesgo más fuerte de la infección durante el primer trimestre es biológicamente plausible, dado el calendario de desarrollo del cerebro y el tipo y gravedad de los trastornos neurológicos” .

Otros resultados permitirán saber si existe un “riesgo uniforme ” de microcefalia durante el primer trimestre de embarazo o “ si se dan variaciones reales del riesgo, según la presencia de síntomas clínicos o bien otros cofactores” , señala la doctora Rodrigues.

Según especialistas, el riesgo podría no ser el mismo en América del Sur debido, por ejemplo, a diferencias étnicas o de evolución del virus.

Un estudio preliminar en Brasil avanzó un riesgo de un 22% en mujeres que presentaban síntomas, pero con un alto margen de incertidumbre.

Brasil, el país más afectado por la epidemia, supera el millón y medio de casos de zika desde 2015, y registra 745 lactantes aquejados de microcefalia y 157 bebés muertos provocados por la malformación, según balance a día 10 de marzo.

A principios de febrero, la OMS estimó que un posible vínculo entre el zika y el estallido de casos de microcefalia constituía “una urgencia de salud pública de alcance internacional” . No existe vacuna contra el zika ni tratamiento que cure la infección.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)