6 de mayo de 2015 19:57

Mujeres indígenas qom llevan a las aulas la lucha por recuperar su historia

Foto: Pixabay

Madres Cuidadoras de la Cultura Qom están decididas a trasladar todos sus saberes en las aulas escolares Foto: Pixabay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE
Argentina

Las Madres Cuidadoras de la Cultura Qom, de Pampa del Indio, en la provincia argentina de Chaco, llevan 20 años luchando por recuperar y difundir su cultura.  A través de iniciativas han logrado resucitar danzas y leyendas tradicionales de su pueblo. 

Ahora, para consolidar ese avance, están decididas a trasladar todo ese conocimiento en las aulas escolares, como comprobaron los viajeros de Chaco Raanga, un proyecto artístico y cultural que el 1 de mayo comenzó su periplo a través del Chaco, la segunda región boscosa más extensa de Suramérica.

Las mujeres qom han conseguido recuperar la historia de su grupo y han actualizado los nombres de sus lugares sagrados o tradicionales, los juegos, relatos e incluso las técnicas de medicina ancestral que practicaban sus parientes.Uno de sus proyectos más evidentes en su localidad son los carteles con los nombres que originalmente le dio su pueblo a los distintos parajes naturales que componen la región.

"Recorrimos el que fue todo nuestro territorio ancestral para anotar los nombres que recordaban nuestros abuelos, ellos estuvieron entusiasmados y nos acompañaron", explicó Juana Silvestre, una de las integrantes de la asociación de mujeres.
Además, la puesta en marcha de la educación bilingüe en español y en su idioma nativo, en las escuelas de sus comunidades, ha provocado un salto cualitativo en la transmisión de sus valores culturales, según afirmó.

Llegar a este punto no ha sido un camino fácil. El grupo empezó en 1985 con apenas 15 mujeres reunidas bajo un naranjo, que comenzaron a ayudarse unas a otras con los problemas más inmediatos que sus comunidades sufrían. "Primero nos preocupamos por aprender a hacer huertas para alimentar bien a nuestras familias, después por su ropa, y solo a partir de 2003 pudimos empezar a concentrarnos en recuperar nuestros valores culturales", recordó Silvestre.

El desafío que tienen por delante ahora es conseguir más maestros y maestras indígenas, y no solo auxiliares docentes como hasta ahora, indicó. "Aún nos falta mucho para poder aplicar en las clases, en el aula, todos nuestros saberes culturales", expresó la representante de la asociación de mujeres qom.

Otro de los problemas que aqueja a este pueblo indígena son las fumigaciones de los cultivos de las proximidades, como explicó Mariano Peñalosa, un indígena campesino con una larga historia de resistencia frente a una gran empresa que regaba sus animales y alimentos con el mismo pesticida que usaba en sus plantaciones de transgénicos.

Peñalosa pertenece a una comunidad qom que desde hace 22 años posee los títulos de tierra de 704 hectáreas, algo que les permitió desarrollar abundante ganado, ricas huertas, y el primer galón de miel hecho por indígenas de la región para la exportación.

Sin embargo, el desarrollo económico y social de su grupo se detuvo en seco cinco años después, cuando el dueño de la propiedad de enfrente, de 50 000 hectáreas, comenzó a fumigar sus campos de productos transgénicos, afectando a los de la comunidad. Sus árboles y hortalizas comenzaron a quemarse, las gallinas y los cerdos empezaron a sufrir abortos espontáneos y el agua de alrededor dejó de ser potable.

Peñalosa tuvo que hacer varias denuncias y aguantar las burlas de un fiscal que, en connivencia con la empresa, ignoró sus peticiones de socorro hasta que un recurso de amparo terminó en 2013 con la actividad irregular de la empresa. Ahora, el indígena campesino y su familia se esfuerzan por recuperar las tierras envenenadas y aumentar su diezmado ganado.

Durante un mes, 12 científicos y artistas recorren la región del Gran Chaco, que se extiende por Argentina, Bolivia y Paraguay, para apoyar la difusión de este área en todos los ámbitos. El proyecto está realizado en el marco de ACERCA: Programa de capacitación para el desarrollo en el sector cultural, financiado por la Cooperación Española y en colaboración con la Red de Centros culturales y la FIIAPP.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)