10 de July de 2013 09:12

Mujer regresó de la muerte en pleno quirófano

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En un caso que bien podría ser eje de un filme de suspenso, una mujer declarada muerta por los médicos, abrió sus ojos en el quirófano estadounidense segundos antes de que comenzaran a extraerle los órganos para un transplante.

Colleen Burns, de 41 años, había llegado a la sala de emergencia del St. Joseph’s Hospital Health Center en Siracuse, Nueva York, tras sufrir una sobredosis de drogas.

Por error, los médicos pensaron que la mujer estaba muerta y, cuando estaban a punto de abrir su cuerpo para retirarle los órganos, ella abrió los ojos.

El hecho ocurrió en el 2009 y acaba de ser revelado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

El HHS realizó además un detallado listado con los errores cometidos por los profesionales de la salud.

De acuerdo al informe, Burns no respondía a ningún estímulo debido a una sobredosis de Xanax y Benadryl.

En ese momento, especialistas del hospital recomendaron tratarla con carbones para impedir que las drogas sean absorbidas en el estómago y los intestinos, pero el personal médico fracasó en su intento y no pudo seguir adelante con esta recomendación.

Burns pasó entonces una semana internada, sin que nada se hubiera realizado para impedir que las drogas sean absorbidas en su sistema. En un momento, comenzó a sufrir convulsiones, aunque los scanners revelaban que su cerebro era normal.

Según el informe, las enfermeras indicaron una mejoría en la condición de Burns, y señalaron que era capaz de doblar sus dedos de los pies cuando se la tocaba. Además, podía mover su boca y la lengua.

El HHS agregó que Burns, que tenía respirador artificial, comenzó a respirar normalmente.

Sin embargo, los médicos diagnosticaron por error a Burns con daño cerebral irreversible.

La familia de la mujer decidió entonces apagar la máquina que supuestamente la mantenía viva, y donar sus órganos.

El informe subraya que no se le realizaron los suficientes estudios de cerebro antes de dar un diagnóstico final.

“La paciente no sufría de un paro cardiorrespiratorio y no tenía daño cerebral irreversible”, reveló el informe. “La paciente no cumplía con los criterios para que le retiraran la atención” .  Cuando los médicos estaban a punto de cortarla, Burns se despertó y logró así salvar su vida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)